Otra herencia que causa ampolla familiar

La puja por los bienes que dejó el senador Laserna

Una ciudadana de Estados Unidos, quien fuera esposa del fallecido economista y político, se enfrenta a las cuatro hermanas y la madre de Juan Mario Laserna por el millonario patrimonio que dejó al fallecer en accidente de tránsito.

Juan Mario Laserna Jaramillo fue también codirector del Banco de la República. / Archivo - El Espectador

El 24 de julio del año pasado falleció en un accidente de tránsito uno de los hombres más apreciados en el país, el economista y político Juan Mario Laserna Jaramillo. Su deceso se produjo porque perdió el control de su vehículo en la variante de Ibagué cerca de la glorieta El Rodeo. Pese a que fue auxiliado por varios transeúntes, Laserna murió antes de ser trasladado a una clínica. Hoy en diversos sectores, como en la Universidad de los Andes, de la cual su padre fue fundador, se recuerda el trabajo del exsenador al tiempo que sus hermanos, su esposa, una ciudadana americana, y los abogados están enfrentados en una feroz lucha por la millonaria fortuna que dejó el dirigente conservador.

No habían pasado tres días de la muerte del exsenador cuando aparecieron las primeras denuncias por presunto saqueo de bienes. Según denunció a las autoridades Christine Balling, esposa de Laserna, una ciudadana estadounidense, con quien había contraído matrimonio el 2 de julio de 2007, de una casa ubicada en el barrio La Candelaria, en el centro de Bogotá, de propiedad del economista, desaparecieron valiosos bienes. Primero fue un abogado de la familia quien al parecer se llevó veinte cuadros avaluados en $1.000 millones. También la primera edición de la enciclopedia Diderot, de 30 tomos, además del computador del fallecido. Denuncias que fueron ratificadas mediante declaración judicial por Yann Schonwald, amigo de la esposa, y por el mensajero Jairo Cristancho.

Pero los líos no pararían allí. A comienzos de este año, nuevamente Balling acudió a la Fiscalía, para denunciar penalmente al abogado Jaime Castro Borrero por el presunto delito de falsedad material en documento público, porque supuestamente el jurista efectuó el proceso de divorcio y de disolución y liquidación de la sociedad conyugal, cuando no tenía facultades para representarlo como apoderado de Juan Mario Laserna Jaramillo y su esposa Christine Balling.

En concreto argumentó en la denuncia que si bien el 21 de enero de 2009 se divorciaron Balling y Laserna y se liquidó en Estados Unidos la sociedad conyugal, en Colombia esto nunca fue inscrito, porque la relación de pareja se normalizó. Un asunto que, según la denunciante, lo pueden testificar numerosas personas que compartieron eventos sociales con la pareja.

De hecho, según la información de Balling, cuando se desplazó de Estados Unidos a Bogotá para asistir a las exequias del economista fue objeto “de tratos descorteses por parte de los familiares del fallecido”, además de no brindarle información y negarle el ingreso a los bienes que considera de su propiedad. Ante esta situación, después de asistir a las exequias y antes de retornar a Estados Unidos, Balling contrató lo servicios de la abogada María Constanza Castellanos.

De inmediato la jurista fue advertida de que algo raro estaba pasando con los bienes del fallecido Laserna. Por eso acudió a la Notaría Primera de Bogotá con el propósito de verificar la escritura pública 2152 del 13 de mayo de 2009, mediante la cual se disolvió y liquidó la sociedad conyugal entre Laserna y Balling. Al respecto detalló que esta última no tenía conocimiento de la existencia del abogado que figura en la escritura como apoderado de la pareja.

También Castellanos detectó que la firma que aparece en la escritura difiere de los documentos suscritos por el fallecido y su esposa, al igual que los documentos reconocidos ante el cónsul en Boston (Estados Unidos). A esto se suman diferencias en la fecha y la que considera una prueba esencial: para la fecha en que se firmó la escritura, la pareja “tenía una excelente relación, muestra de ello es que compartían desde viajes y negocios y hasta convivían juntos”. Explica además la abogada que la principal razón de los continuos viajes de Balling a Estados Unidos era por asuntos académicos y familiares.

De igual manera, en los documentos aportados a la justicia aparece el testimonio de Andrés Restrepo Falla, asesor de Laserna y quien iba en la camioneta el día del accidente y milagrosamente salvó su vida, quien hizo una declaración extrajuicio señalando que “fui amigo cercano a de Juan Mario Laserna Jaramillo desde diciembre del año 2007 hasta el día de su fallecimiento y él nunca me habló de nada relacionado con disolución y liquidación de su sociedad conyugal con Christine Balling”.

En cuanto al abogado Jaime Castro Borrero, quien habría registrado la escritura, este manifestó que no había formado el documento. A ello le suma un correo del 27 de julio de 2009 entre Catalina Laserna y Christine Balling, en donde se habla de los términos de una inversión conjunta de la pareja.

Y como aquí claramente el eje de la disputa es económico, las partes encabezadas por los abogados Evans Bermúdez y Ricardo Garner en representación de las cuatro hermanas y la madre del fallecido se han reunido con los representantes de Christine Balling en varias ocasiones, incluso la semana pasada, para tratar de lograr un acuerdo, sin resultados.

El conflicto continúa. Sobre los bienes de Juan Mario Laserna hay avidez. Los abogados de Balling dicen que los activos son superiores a $20.000 millones y hay un proyecto con Cemex que podría doblar esa cifra. Señalan que lo ofrecido por la familia Laserna a la esposa del fallecido es ínfimo. De nuevo una herencia despierta todas las pasiones familiares.

La versión del abogado de los Laserna

El Espectador se comunicó con el abogado Evans Bermúdez, uno de los representantes jurídicos de las hermanas del fallecido excongresista: María Catalina, María Liliana, Dorotea y Carmen Julia Laserna, y de Liliana Jaramillo de Laserna, progenitora del político conservador. Al respecto, el jurista Bermúdez manifestó que no podía suministrar información sobre el caso por cuestiones de seguridad. “No puedo dar declaraciones públicas a una persona que no conozco, puede ser una suplantación o se puede tratar de un delincuente y no tengo forma de probar que es un periodista el que me está llamando a mi teléfono celular”. Evans Bermúdez expresó su inconformidad ante las preguntas de este diario y explicó que solamente entregaría su versión sobre el caso en la medida en que un periodista de El Espectador se presentara en su oficina. ¿De dónde obtuvo la información?, preguntó.

Un profesional con destacados logros

Juan Mario Laserna Jaramillo nació en Bogotá el 26 de agosto de 1967. Economista de la Universidad de Yale, hizo además un posgrado en la Universidad Johns Hopkins.

Fue analista del Ministerio de Hacienda en 1992. Dos años después fue consejero presidencial para asuntos económicos y luego secretario privado del presidente César Gaviria. En 2005, en el gobierno de Andrés Pastrana, asumió como viceministro de Hacienda. De allí pasó a Washington, en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Fue además codirector del Banco de la República en el gobierno de Álvaro Uribe. En 2010 salió elegido senador por el conservatismo.

Antes de fallecer estaba dirigiendo la revista “Dinero”.