Publicidad
Investigación 9 Mar 2013 - 9:00 pm

Pagaron recursos a servidores de la Aerocivil por un trámite y se detectaron documentos falsos

Licencias de corto vuelo

Unos 117 pilotos jóvenes se formaron en escuelas del exterior y terminaron enredados al homologar sus horas de vuelo para sacar la licencia en Colombia. Denuncian que fueron engañados y que funcionarios cobraron dinero extra.

Por: Norbey Quevedo H.
  • 35Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/licencias-de-corto-vuelo-articulo-409277
    http://tinyurl.com/blztzy5
  • 0
insertar
Foto: Archivo - El Espectador
Para ser piloto comercial en Colombia los requisitos son exigentes. El principal de ellos: horas de vuelo.

A mediados de 2012 un piloto que tramitaba su licencia de vuelo le pidió a la Aeronáutica Civil que le aclarara qué dinero debía pagar para legalizar su documentación. Este requerimiento dio lugar a una investigación por presuntas irregularidades en la convalidación de licencias de pilotos comerciales obtenidas en el exterior. Una pesquisa que ya formalizó la suspensión de 117 permisos y dio lugar a una indagación en la Fiscalía, en la que los afectados insisten en que, antes que involucrarse en pagos indebidos, fueron víctimas de un doloso negocio.

Se trata de un elevado número de jóvenes pilotos, en su mayoría hijos de empresarios o de profesionales del sector aeronáutico, que cursaron estudios en el exterior en reconocidas escuelas de formación de Estados Unidos, Canadá, Argentina, México, Panamá o Bolivia, y ahora están literalmente parados porque les suspendieron sus licencias para volar en Colombia. A través de tutelas y otros recursos legales han intentado defender sus derechos, pero en un extenuante proceso en el cual además se han dado amenazas, la Aerocivil aguarda que la Fiscalía decida.

Uno de los pilotos sin licencia, cuyo nombre se reserva a petición de la fuente, reveló a este diario que después de estudiar su bachillerato, en el colegio Andino de Bogotá, viajó a Estados Unidos y se preparó como piloto en Florida Institute of Technology, pero al volver a Colombia en 2011 se vio envuelto en un dilema para ejercer su profesión que todavía no entiende. Cuando optó por adelantar el trámite de convalidación de su licencia, le pidieron una serie de documentos y $5 millones, los cuales entregó sin pensar que ahora son objeto de una investigación judicial.

El joven piloto sostiene que a la hora de entregar la documentación preguntó si no debía presentar un examen teórico-práctico ante un inspector de la Aeronáutica, y le respondieron que no era necesario por el número de horas de vuelo acreditadas en el extranjero. Lo extraño del asunto es que ese documento apareció sin su firma y luego se convirtió en pieza clave. Ahora sostiene que nunca apeló a tramitadores y que pagó $5 millones porque así lo solicitó un funcionario de la Aerocivil. Hoy cree que fue víctima del delito de concusión.

El abogado Mauricio Pava, quien además de este caso representa a 12 jóvenes más en la misma situación, sostiene que sus clientes aprobaron sus estudios en prestantes escuelas internacionales y que fueron timados por servidores públicos encargados de la homologación de las licencias locales. Pava rechazó que se especule alrededor de la conducta de sus clientes y denunció que, además de las prácticas corruptas que se deben aclarar, se han presentado amenazas y pocos avances judiciales para aclarar los hechos.

Otro de los pilotos resumió así su experiencia: “Estudié aviación por hobby y lo hice en Estados Unidos hasta 2011. Cuando volví a Colombia averigüé en la Aerocivil los requisitos para convalidar la licencia y los aporté todos. Al momento de presentar la documentación, el jefe de licencias, capitán Alfonso Cervera, me dijo que no necesitaba examen teórico ni práctico y que debía consignar $7 millones en una cuenta. Tuvo que solicitar un préstamo para pagar el dinero. Empecé a trabajar en una aerolínea, pero a las dos semanas me suspendieron la licencia. Ahora se investiga si hubo concusión y cohecho.

Otro piloto apeló a la tutela y relató que después de estudiar aviación en Boca Ratón (Estados Unidos), volvió al país en septiembre de 2011 y empezó el tramite para convalidar sus estudios. Luego se repitió la misma historia. Le dieron la licencia, pero meses después se la suspendieron. Un juez se negó a proteger sus derechos al trabajo y el buen nombre porque consideró que la Aerocivil obró correctamente al deducir que existen dudas sobre su idoneidad como piloto. Sin embargo, ordenó a la Aerocivil resolver de fondo esta controversia.

La Fiscalía ya ha realizado varias entrevistas sobre el caso. En una de ellas, conocida por El Espectador, el piloto manifestó que él trabajaba en una empresa de aviación mexicana, pero que como sus padres son colombianos, viajó al país con la idea de trabajar en aviación, para lo cual tramitó su licencia. De nuevo, en su relato, salió a relucir el nombre del capitán Alfonso Cervera y una vez más surgió el pago de dinero, esta vez de $8 millones. El testigo insistió en que nunca él ofreció dinero, sino que pagó el que le pidieron al momento de emprender los trámites legales.

En otras palabras, la Fiscalía tiene claro que a 117 pilotos que estudiaron en el exterior, entre 2010 y 2011, les suspendieron sus licencias entre noviembre de 2012 y febrero de 2013 por supuestas falsedades en los documentos presentados. Y que a todos ellos se les exigieron entre $4 y $8 millones. Hoy el tema es de tal complejidad, que la Procuraduría solicitó que el caso se trate como una prioridad de la Fiscalía, pues está en peligro la seguridad aérea tanto nacional como internacional, además se trata de un gran volumen de personas involucradas en el caso.

Consultado el director de la Aeronáutica Civil, Santiago Castro, observó que en la entidad dependen de lo que haga la Fiscalía y hasta que las investigaciones aporten conclusiones, ningún funcionario puede ser retirado de la entidad. Castro aclaró que no se trata de pilotos falsos, sino de pilotos entrenados en otros países que o fueron engañados o quisieron ahorrarse un trámite y, con la posible complicidad de escuelas y algunos funcionarios de la Aerocivil, pudieron incurrir en irregularidades. Sin embargo, insistió en que no hay riesgos para la seguridad aérea.

El secretario de seguridad de la Aerocivil, coronel Germán García, agregó por su parte que además de las denuncias ante la Fiscalía, se adelanta una investigación interna para establecer quiénes pidieron dinero para evitar un examen y quiénes lo pagaron. García admitió que la investigación contempla algunas escuelas en Colombia, que ya hay 20 licencias más que se están estudiando para posible suspensión y que el asunto terminará en que o algunos pilotos pagaron mal orientados por algún funcionario o lo hicieron para saltarse algún paso y obtener sus licencias.

El asunto es de alto vuelo en la Aeronáutica Civil. Además, están encendidas las alarmas en varias escuelas de aviación, al parecer vinculadas a los irregulares procedimientos para la concesión de las licencias. La idea ahora es que se realice una búsqueda selectiva en bases de datos, respetando el debido proceso de quienes argumentan que sencillamente fueron engañados. Ya hay ampliaciones de denuncia y cartas rogatorias para certificar autenticidad de diplomas. Por lo pronto existen 117 jóvenes pilotos que pelean por recobrar sus licencias de corto vuelo.

Una escuela de aviación en el ojo del huracán

Desde que a mediados del año pasado se empezó a rumorar en el ámbito de la aviación que existía una posible conexión entre funcionarios de la Aerocivil y una escuela de Barranquilla, a fin de suministrar documentos para convalidar licencias de manera indebida, varios pilotos mencionaron documentación de la firma Protécnica. Según registros, ésta es considerada uno de los centros de formación técnica de mayor reconocimiento. Al respecto, sus directivos señalaron públicamente que ellos fueron los primeros en advertir sobre la expedición de licencias obtenidas con certificaciones falsas que utilizaban su nombre.

Ante los hechos, la Aerocivil inspeccionó a Protécnica. Allí encontró que 23 personas convalidadas entre julio de 2011 y julio de 2012 obtuvieron licencias de pilotos comerciales usando papelería falsa de la empresa. La Aerocivil descartó la participación de la firma y la consideró víctima. La palabra ahora es de la Fiscalía.

Pilotos buscan ser reconocidos como víctimas

Según la normatividad vigente son veinte los trámites que se pueden realizar ante la Aeronáutica Civil, entre tipos de licencias, expedición de duplicados, registros, chequeo y certificaciones de horas de vuelo y licencias. En su página web oficial la entidad avisa que: “todo pago por derechos de trámites de licencias debe ser realizado única y exclusivamente en las cajas de la Aeronáutica Civil en el país; la caja de recaudo en Bogotá está ubicada en el aeropuerto Eldorado, entrada 8. Se recuerda que los trámites ante la entidad no exigen pagos directos a ningún funcionario. Estos podrán ser considerados como un delito: cohecho”.
Sin embargo, para sus abogados, los pilotos que perdieron sus licencias son ante todo víctimas en el caso. Por eso, en audiencia celebrada el jueves en Bogotá, solicitaron a la justicia que sean reconocidas como tales. Para tal fin se acordó un plazo máximo de tres meses.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 25
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio