Los líos de la universidad de Álvaro Uribe

Una institución, que desde hace cinco años nació para formar líderes en innovación y que tiene como docentes al senador Uribe, sus hijos y otros copartidarios, está en la mira del Ministerio de Educación.

El 19 de diciembre de 2011, tres entrañables amigos empezaron a consolidar un modelo pedagógico con el propósito de afianzar algunos postulados del expresidente y senador Álvaro Uribe. Se trataba también de entregar a la comunidad académica un nuevo proyecto de innovación educativa. Por videoconferencia, desde Nueva York, Rafael Montoya Vélez, hijo del exdirector del Sena Darío Montoya; en Metz (Francia) Pierre Padilla, un consultor en competitividad, y en Bogotá Jesús Guerrero Hernández, dueño de Servientrega, quien puso un cdt de $1.200 millones, dieron vida comercial a lo que hasta ese momento era sólo una idea.

Así nació la Escuela Latinoamericana de Ingenieros, Tecnólogos y Empresarios (Elite). Se trata de una institución universitaria que, según sus principios, busca líderes para la innovación, el emprendimiento y el sector productivo del país. Sin embargo, cinco años después de su creación, no pasa el examen, porque el Ministerio de Educación Nacional ordenó la apertura de investigación administrativa por manejo de información financiera.

Elite está en dos sedes. Una en el sector de Teusaquillo, cerca del centro de Bogotá, y la otra en el barrio Cedritos, al norte de la capital. El Espectador visitó esta última para conocer de primera mano qué carreras, servicios, costos y formación ofrece a sus potenciales clientes. Es un edificio gris, de aspecto nuevo y varios pisos, ubicado en la concurrida calle 140 con carrera 18. Allí funciona la sede principal compuesta de modernos salones y un amplio auditorio en donde, desde el año pasado, reconocidos líderes del uribismo son conferencistas en diversas áreas.

Con minuciosa vigilancia privada al ingreso, en la recepción de la institución, amables jóvenes promocionan las bondades de la institución. Ingeniería de petróleo y gas, tecnología en procesos comerciales, ingeniería comercial, tecnología en procesos industriales, ingeniería industrial, tecnología en gestión empresarial e ingeniería informática, virtual en un 100%, son las carreras que ofrecen. También hay variedad de cursos y diplomados presenciales y virtuales.

 

El costo por semestre de las carreras profesionales es de $4,2 millones y de las tecnologías valen $2,7 millones. Según los promotores de matrículas, si el estudiante es egresado del Sena, del cual fue director Darío Montoya, otro de los principales promotores de la iniciativa y actual presidente del consejo directivo de Elite, tiene un 50% de beca en la matrícula. Otro de los promotores de la sede de Cedritos señaló: “Si el estudiante es militante y demuestra que pertenece al Partido Centro Democrático, también obtiene descuento”.

La promoción de la universidad, en la referida sede, se realiza con fotografías de diversos eventos a los que han asistido miembros del denominado uribismo. Hay imágenes del senador Álvaro Uribe, de sus hijos Tomás y Jerónimo, del propio Darío Montoya, del propietario de Servientrega, Jesús Guerrero, entre otros conferencistas.

Al respecto, Carlos Felipe Escobar Roa, rector de Elite, señala que se trata de docentes que dictan la cátedra Elite. “Nosotros capacitamos con los docentes la parte teórica, pero personas como el senador Uribe les enseñan a los estudiantes su experiencia y vivencia. Son espacios en donde ellos escuchan y conocen de casos que los forman en un entorno real”.

Justamente, en el último año, el senador Uribe dictó a los educandos la clase de liderazgo. Al alma máter acudieron Tomás y Jerónimo Uribe, quienes en su sesión hablaron de emprendimiento. Fue un conversatorio con dos actividades. Los jóvenes docentes contaron su experiencia de vida empresarial, conocida públicamente por el caso de la zona franca de Mosquera, por su empresa de artesanías Salvarte y por su compañía para negocios ecológicos Excedentes Ecoeficiencia. La segunda parte de la actividad académica fue un taller sobre emprendimiento e ideas para efectuar negocios en la capital de la República.

Otro docente de la institución es Darío Montoya, quien se apartó de la entidad unos meses por sus intenciones de ser candidato a la Gobernación de Antioquia. El exfuncionario dictó la cátedra diez capacidades Elite. Allí habló desde responsabilidad social pasando por gestión de proyectos hasta liderazgo. Por su parte, el empresario Jesús Guerrero, quien afronta un millonario proceso jurídico con su hermana Luz Mary Guerrero por el control de Servientrega, es el encargado de la cátedra de emprendimiento. A ellos se suman un par de conferencistas extranjeros.

La vida jurídica y académica de Elite ha tenido tropiezos. El 24 de noviembre de 2011, los directivos de la institución fueron notificados mediante una resolución expedida por María Fernanda Campo, ministra de Educación de la época, que negaba el reconocimiento de personería jurídica como centro académico. La Sala de Instituciones de la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Conaces) detectó para ese entonces ocho inconsistencias financieras, documentales y de estatutos que motivaron la determinación.

Sin embargo, el 8 de mayo de 2012, la ministra Campo, luego de la revisión de Conaces y la subdirección de Inspección y Vigilancia del Ministerio, aprobó los estatutos adoptados por Elite en las sesiones de mayo de 2010, y abril y agosto de 2011. Con base en estos argumentos, la funcionaria decidió revocar su decisión y otorgó a Elite la personería jurídica como institución universitaria.

Desde entonces sus propietarios y directivos trabajan más para consolidar el centro académico. Luego de montar la infraestructura, inyectarle nuevos recursos de capital e iniciar una campaña de mercadeo y publicidad, la institución abrió sus puertas y desde agosto de 2014 comenzaron las actividades con 55 estudiantes de ingeniería. Hoy están en la cuarta cohorte y se acercan a los 170 alumnos. “Estamos muy contentos con el crecimiento de la institución”, destacó el rector Escobar.

No obstante, la entidad está en la mira del Ministerio de Educación. En noviembre del año pasado detectó que Elite no reportó la información financiera correspondiente al año 2013. Ésta es básica para hacer seguimiento al flujo de los recursos de la entidad. Por eso ordenó una apertura formal de investigación administrativa. Una determinación de la viceministra y ministra encargada de entonces Natalia Ariza. Elite ya presentó sus explicaciones y está a la espera de una determinación final. No descartan que sea un caso de persecución política, porque hay varias en la misma situación. Entre tanto, los estudiantes ya iniciaron actividades en un proyecto académico que empieza a ser exitoso en medio de matices políticos.

Las explicaciones del rector
 
Carlos Felipe Escobar, rector de Elite, explicó que el 30 de noviembre fue notificado por el Ministerio de Educación de un cargo por no reportar la información financiera de 2013 al Sistema de Snies. “El 16 de diciembre de 2015 Elite radicó en el Ministerio sus descargos y solicitud de archivo del pliego, soportada en que para tal fecha la institución no contaba con programas ni estudiantes, así como tampoco contaba con el aplicativo de cómputo que el Ministerio instala en las universidades para realizar el reporte. Estamos a la espera de una decisión”. Manifestó que estar en la lista de investigados genera confusión. “Elite es incluyente, no es costosa, formamos gente que quiera transformar la sociedad de acuerdo con las necesidades de país y dentro del entorno empresarial. Tenemos alianzas con compañías que nos ayudan con becas. La presencia del senador Uribe ha generado un impacto muy positivo”.
 
El pliego de cargos contra Elite
 
Son dos las decisiones que ha tomado el Ministerio de Educación Nacional contra Elite. La primera fechada el 17 de noviembre de 2015, mediante la resolución 18704, que ordenó la apertura de investigación administrativa. Posteriormente, el 30 de noviembre de 2015, el Ministerio nuevamente profirió un auto, firmado por la funcionaria investigadora Íngrid Yanire Hernández Peña, designada por la ministra de Educación, quien profirió pliego de cargos contra Elite. Al respecto destaca en la decisión que la institución, “con corte al 30 de abril de 2014, no actualizó el balance general con sus respectivas notas explicativas ni el estado de resultados a 31 de diciembre del año 2013 en el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior, SNIES”   .