Aseguró que Odebrecht dio US$1 millón a la campaña de Santos

Los señalamientos contra Otto Bula

Fue senador por casualidad, un narcotraficante lo acusó de testaferro y ha participado en transacciones sospechosas de finca raíz.

Cristian Garavito - El Espectador

Otto Nicolás Bula Bula es el excongresista liberal por quien se puso en entredicho la transparencia de los fondos que manejó la campaña del presidente Juan Manuel Santos, cuando buscaba su reelección en 2014. El país, especialmente el país político, quedó estupefacto cuando el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, reveló que existía la posibilidad de que Odebrecht hubiera ingresado US$1 millón a la campaña de Santos. Doce horas después, el fiscal señaló que su afirmación se basaba solamente en el testimonio de Otto Bula. ¿Quién es, entonces, este hombre que puso en la picota pública al presidente y a quienes manejaron esa campaña electoral?

Bula nació en Sahagún, Córdoba, y era una ficha clave para conseguir votos en la Costa Caribe. Entre sus aliados se cuentan el político del Partido de la U Bernardo Elías, más conocido como el Ñoño Elías; o Musa Besaile, también de la U, quien obtuvo la votación más alta para el Senado en las elecciones de hace un par de años. Su influencia en municipios como Sahagún, Montelíbamo, Planeta Rica y Chinú fue determinante para que Mario Uribe consiguiera miles de votos en Córdoba. Bula terminó siendo suplente en el Senado de Uribe y lo reemplazó cuando él empezó a ser investigado por parapolítica.

Personas como Roberto Prieto, sin embargo, leen sus conexiones en la Costa Caribe como miedosas. El gerente de las campañas de elección y de reelección del presidente Santos ha señalado que “la mafia de Córdoba es tenebrosa”, que está enfrentándose a un “paramilitar de la peor clase”. Camilo Enciso, secretario de Transparencia, dijo sobre las declaraciones de Bula del millón de dólares supuestamente entregado para la campaña de Santos: “Es la palabra de un delincuente que busca a cualquier precio beneficios judiciales contra la palabra del gerente de la campaña”. Enciso aseveró que Bula “estaría relacionado con la Oficina de Envigado”.

Otto Bula tiene en su contra más de un señalamiento. Uno de los más graves provino en 2010 de Juan Carlos Sierra, también conocido como el Tuso Sierra, un narcotraficante que se desmovilizó con el bloque Héroes de Granada de las Autodefensas Unidas de Colombia en agosto de 2005. La justicia colombiana tiene claro que Sierra se mimetizó entre los paramilitares para escapar de una larga condena pero al final fue extraditado en 2008 a Estados Unidos. Ante un juez federal de ese país, dos años más tarde, Sierra aseguró que Bula era un testaferro. Es decir, que se prestaba para ocultar de las autoridades bienes de gente involucrada en el tráfico de drogas.

Tras ser detenido el pasado 12 de enero, Bula negó haber recibido alguna vez dinero de Odebrecht para fomentar la corrupción. Hoy, no obstante, su panorama es otro. Lo que ahora se sabe es que él, a través de empresas en China y en Hong Kong, facilitó la entrada de al menos US $1 millón de los cuales, se supone, él se quedó con $200 millones. Bula, por demás, ha acumulado una buena fortuna en los últimos 30 años. En 2004 se hizo a una finca y dos lotes en Montería y a otra finca en San Pelayo. Luego empezó a comprar terrenos baldíos en Montes de María con Agropecuaria La Central, que terminó señalada por acumulación de baldíos.

Para 2007, su riqueza estaba mucho más acentuada. De acuerdo con la revista Semana, ese año compró un apartamento, una casa y una oficina en el barrio El Poblado de Medellín; otra vivienda en esa misma ciudad, en el barrio Lleras, y un predio en su natal Sahagún de 290 hectáreas. Los avalúos de todas las propiedades sumaban $3.245 millones. Bula, también denunció Semana, resultó inmerso en transacciones sospechosas. Por ejemplo, le vendió un predio a Jesús Mejía, un hombre relacionado con el cartel del norte del Valle que, a su vez, se lo vendió al exjefe paramilitar H.H., y además tuvo que ver con la transacción de una casa que está entre Medellín y Envigado, y que ahora maneja la Unidad de Víctimas.

Otto Bula tiene muchos señalamientos en su contra, pero sólo hasta ahora, con el escándalo de corrupción de Odebrecht, es que la justicia parece realmente incluirlo en su radar.

El otro capturado por el caso Odebrecht

El 12 de enero pasado, la captura del exviceministro de Transporte Gabriel García Morales inauguró el escándalo de corrupción de Odebrecht en Colombia. La Fiscalía aseguró que tenía pruebas de que el exviceministro había recibido sobornos por un valor de US$6,5 millones para que la firma brasileña se quedara con el millonario contrato de la Ruta del Sol Tramo II en el año 2009.
Por estos hechos, la Fiscalía le imputó a García Morales los cargos de cohecho perfecto, interés indebido en la celebración de contratos y enriquecimiento ilícito. Ante la abrumadora evidencia, el exviceministro aceptó su responsabilidad en los hechos.
Ahora, la Fiscalía trata de establecer a dónde fue a parar el dinero que Odebrecht le pagó a García Morales (que al parecer habría entrado por en una empresa panameña) y, además, desenredar la maraña de todos los funcionarios  que podrían estar involucrados en el pago de sobornos a cambio de contratos para esa empresa.
 
Temas relacionados