Abren investigación disciplinaria a Hipólito Moreno por 'carrusel'

El exconcejal tendrá que responder por las irregularidades que rodearon la entrega y celebración de multimillonarios contratos viales en Bogotá.

La Procuraduría General llamó a juicio disciplinario al expresidente del Concejo de Bogotá, Hipólito Moreno por su presunta participación y responsabilidad en el llamado ‘carrusel de la contratación’ en la capital de la República.

En los próximos días el excabildante será citado a audiencia pública donde tendrá que responder por su presunto conocimiento en la solicitud y pago de comisiones a un grupo de contratistas con el fin de beneficiarlos con la entrega de estos convenios, entre los que se destacan los relacionados con obras viales y la prestación del servicio de ambulancias en Bogotá.

Moreno enfrenta en la actualidad un proceso penal por estos mismos hechos, sin embargo en las últimas semanas un juez de garantías avaló el principio de oportunidad firmado entre la Fiscalía General y el expresidente del Concejo de Bogotá por el delito de tráfico de influencias.

Con esta acción el exconcejal se convirtió en testigo clave en los procesos que se adelantan por estas irregularidades en la contratación y en la que están vinculados el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas; su hermano, el excongresista, Iván Moreno Rojas; entre otros muchos exfuncionarios y particulares.

Debido a algunos problemas de salud, Hipólito Moreno fue cobijado con medida de aseguramiento consistente en detención domiciliaria. 

El proceso contra Moreno

El pasado 21 de mayo, el expresidentes del Concejo de Bogotá aceptó los delitos de interés indebido en celebración de contratos y cohecho. Al aceptar los cargos recibirá un descuento de hasta el 50% en la pena que podría llegar a los 17 años de cárcel.

"Usted Hipólito Moreno obrando en coautoría con Zambrano y Tapia recibieron el 9 por ciento de comisión por la suma de 67 mil millones del contrato del servicio de ambulancias", dijo el fiscal del caso, Juan Vicente Valbuena, al revelar detalles de participación del expresidente del Concejo de Bogotá en el 'carrusel de los contratos'.

Es la primera vez que uno de los participantes en el sonado caso del carrusel de la contratación en Bogotá acepta explícitamente su participación en los hechos de corrupción que hoy tienen detenido entre otros al exalcalde Samuel Moreno, a su hermano Iván, a los empresarios Nule y al contratista Emilio Tapia, quien señaló a Hipólito Moreno de participar en un millonario negocio de ambulancias para la capital con el entonces secretario de Salud, Héctor Zambrano.

El exconcejal hace parte del grupo de al menos doce cabildantes que han sido señalados por Tapia y los demás involucrados en el mencionado carrusel de haber participado de los millonarios negocios y haber recibido comisiones.

Según la misma administración del Distrito entre 2009 y 2010 por la unidad de mantenimiento vial (que se encarga del reparcheo de las calles) pasaron cinco contratos que superan los 168 mil millones de pesos.

"Iván Hernández e Hipólito se ganaban el 10 por ciento en cada uno de esos contratos", le dijo Tapia en una declaración a la Fiscalía. Hernández, a juicio de Tapia, era el hombre clave en la repartición de los contratos de la malla vial en la ciudad. Lo más grave, dijo, es que algunos de esos contratos a última hora se les hicieron adiciones hasta de un 50% del valor inicial.

En el caso de las ambulancias, la Fiscalía señaló que Hipólito Moreno se puso de acuerdo con el exsecretario Héctor Zambrano -hoy preso en la cárcel La Picota de Bogotá- para adjudicar la licitación para la operación de ambulancias en la ciudad a una compañía que no cumplía los requisitos mínimos para tal efecto. Por ese acuerdo habría recibido una comisión del 9% de los 67 mil millones que valía el contrato.