Algunas conexiones claves en la Corte Constitucional

De cómo familiares de magistrados y exmagistrados han llegado a trabajar a los despachos de la Corte Constitucional y a otras entidades de poder. Al margen de sus cualidades profesionales, muchos cuestionan lo que han llamado un supuesto “cruce de favores”.

Luis Guillermo Guerrero: Fue elegido gracias a la campaña que le hicieron la bancada pastusa en el Senado y el exmagistrado Rodrigo Escobar (su exjefe durante 8 años). Algunas fuentes señalaron que también Jorge Pretelt movió influencias en el partido conservador, así como el procurador Alejandro Ordóñez, versiones que niega el magistrado. Guerrero nombró como magistrada auxiliar a Claudia Escobar, familiar de Rodrigo Escobar, aunque asegura que éste no se la recomendó.

Jorge Pretelt Chaljub: En su despacho trabaja Norah Vélez, esposa del exfiscal Guillermo Mendoza Diago, quien fue abogado de Fidupetrol en un proceso en la Contraloría. Mendoza recibió honorarios por $100 millones. Además, trabajan con Pretelt la abogada Camila Hernández, hija del exmagistrado José Gregorio Hernández. La esposa de Pretelt, Martha Ligia Patrón, labora en la Procuraduría delegada para la familia con Ilva Miriam Hoyos. Patrón fue nombrada por el exprocurador Edgardo Maya y ratificada por Alejandro Ordóñez.

Martha Sáchica: Heredó un magistrado auxiliar que trabajaba con Humberto Sierra Porto. Se trata de Hugo Escobar, hijo de José Alfredo Escobar Araújo (el exmagistrado al que el mafioso Giorgio Sale le regaló unos botines en 2006). En ese despacho trabajó también Rafael José Lafont, sobrino del exconsejero de Estado Rafael Enrique Ostau De Lafont e hijo del expresidente de la Corte Suprema Pedro Lafont Pianeta. Lafont salió de la Corte en marzo de 2014 y poco después fue nombrado por el fiscal Eduardo Montealegre como jefe de la Oficina Jurídica de la Fiscalía.

Luis Ernesto Vargas: Su esposa Sarith Alexandra Mesa es procuradora judicial II. Alejandro Ordóñez la nombró. Su hija Tania Vargas fue nombrada en el despacho de la entonces contralora Sandra Morelli. Dos fuentes le contaron a El Espectador que una vez en una discusión de Sala Plena que tocaba intereses de la Contraloría, Vargas levantó la mano y se declaró impedido. “¿Por qué?”, le preguntaron. “Porque mi hija trabaja en la Contraloría”. El magistrado Mauricio González tomó la palabra y señaló con ironía: “¿Tú también, hijo?”. Vargas es liberal y uno de los hombres más formados jurídicamente.

María Victoria Calle: Está casada con el consejero de Estado Gustavo Gómez. Es muy cercana del exmagistrado Carlos Gaviria. No tiene hijos, pero una hija de Gómez, Carmen Elena, trabaja en la Procuraduría desde hace años. La columnista Salud Hernández señaló hace una semana que Calle y Gómez “llevan años conociendo juntos países a costa del erario”, acusación que ambos niegan con vehemencia. “Ellos aceptan muy pocas invitaciones y mucho antes de llegar a la Corte ya habían conocido casi toda Europa pues estudiaron allá”, dijo una fuente. Es de corte liberal.

Jorge Iván Palacio: Tiene fama de ser uno de los magistrados más escrupulosos con el tema de los nombramientos. No se le conocen familiares en la Rama Judicial. Aunque algunos le critican que sea miembro del Tribunal de Penas de la FIFA. “Es un juez a carta cabal. Jurídicamente muy fino. No tiene una actitud proburocracia”, señaló una fuente.

Gabriel Mendoza: Exconsejero de Estado, exprocurador delegado en la era de Edgardo Maya y magistrado de la Corte. Soltero. Es un hombre apocado, sin vida social. Muy fino jurídicamente. Algunos señalan que, pese a su origen conservador, la casa política de los Name de Barranquilla fue clave para ganarle la carrera por la magistratura a Danilo Rojas en 2009. Una hermana suya trabaja en el Tribunal de Santa Marta, le dijo una fuente a este diario.

Gloria Ortiz: Jurista pastusa y sobrina política del magistrado Luis Guillermo Guerrero. Por eso algunos dicen con ironía que quien más votos tiene en la Corte es la esposa de Guerrero: “tiene el voto del marido y el de su sobrina”. Años atrás fue magistrada auxiliar de Jorge Pretelt, cargo que dejó al parecer por un enfrentamiento con él. De ahí pasó a la Fiscalía y regresó a la Corte varios años después con el padrinazgo del fiscal Eduardo Montealegre.

Mauricio González Cuervo: Llegó a la Corte en 2007 luego de que fuera postulado por el presidente Álvaro Uribe, de quien fue su secretario jurídico. En su despacho trabaja la magistrada auxiliar Francesca Cifuentes, hija del exmagistrado de la Corte Constitucional Eduardo Cifuentes. Laura Cifuentes, hermana de Eduardo y tía de Francesca fue hasta 2006 la representante legal de Fiduagraria, la otra fiduciaria protagonista del desangre de las regalías en Casanare. Por un tecnicismo jurídico, Fiduagraria no fue vinculada al expediente en el que terminaron condenados Fidupetrol y el exgobernador Whitman Porras.