Fiscalía llama a los Nule a imputación de cargos

El ente acusador pedirá que se les envíe a prisión, mientras se adelanta el juicio en su contra.

En Colombia tendrán que enfrentar un proceso penal los representantes del Grupo Nule como presuntos responsables del llamado carrusel de la contratación, luego de que la Fiscalía solicitara audiencia de imputación de cargos en su contra.

Así mismo, el ente acusador solicitará que se les imponga medida de aseguramiento en establecimiento carcelario, según lo determinó el investigador Germán Pabón, fiscal Segundo Delegado ante la Corte Suprema de Justicia.

Los hermanos Manuel y Miguel, además de su primo Guido Nule, deberán enfrentar cargos por falsedad en documento público, peculado por apropiación, fraude, cohecho y concierto para delinquir.

La diligencia judicial tendrá lugar el próximo martes, 5 de abril en el complejo judicial de Paloquemao; de no presentarse los indiciados, dijo la fiscal General de la Nación, Vivianne Morales, se acudirá a la Interpol, para que emita circular roja, tendiente a lograr su captura en cualquier país del mundo.

El mismo Germán Pabón había anticipado que los Nule tendrán que responder en Colombia por este escándalo, al responder a las críticas del abogado de las víctimas Daniel Mendoza, quien señalaba que mientras los ex funcionarios del Distrito estaban respondiendo ante las autoridades colombianas por estos hechos los representantes del grupo económico se mantenían en el exterior, alejando cada vez más la posibilidad de recuperar los recursos que perdieron los contribuyentes bogotanos en la ejecución de obras como la Fase Tres de Transmilenio.

Los empresarios tenían a su haber consorcios a los cuales se les adjudicaron contratos de adecuación vial de notable trascendencia para la capital como la Fase Tres de Transmilenio, el mantenimiento de la malla vial en varias zonas; allí, aparentemente, recibieron tratos preferenciales de los que no gozaban otros contratistas, como un  aumento inusitado en los márgenes de los anticipos, modificaciones en las condiciones de los convenios, entre otros.

Según la investigación, los contratistas se comprometieron a cumplir con las exigencias de congresistas y funcionarios del Distrito para concederles dádivas, a cambio de obtener de su parte favorecimiento en cada una de las licitaciones.

Al parecer, estaban decididos a entregarle a funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano, IDU, 4.500 millones de pesos y habían acordado conceder participación en los contratos para el excontralor Miguel Ángel Moralesrussi y el exrepresentante Germán Olano, del 2 % cada uno; y para el senador Iván Moreno y su hermano, el acalde Samuel Moreno, que se harían a un 6 % del valor total de la concesión.

Por los mimos hechos, la juez quinta Penal de Bogotá con funciones de Control de Garantías determinará este martes si acepta o no la solicitud de la Fiscalía de enviar a la cárcel a Moralesrussi, a la ex directora del IDU, Liliana Pardo, y al ex subdirector técnico de la entidad Inocencio Meléndez.

Los convenios, que le costaron al Distrito cerca de 2 billones de pesos, habrían estado precedidos de la entrega de algunos dineros, automóviles y apartamentos, que fueron la cuota inicial de los pagos pendientes por parte del grupo Nule, de quienes se dice también acordaron con Iván Moreno la cesión de zonas exclusivas en la vía Bogotá – Girardot, que ellos intervenían, para favorecer los negocios de comercio de gasolina con los que estaba relacionada su esposa Lucy.
 

 

Temas relacionados