Varias ONG piden a la UE condenar desapariciones forzadas en Colombia

Según cifras oficiales de esas organizaciones, cada día en promedio desaparece un activista sindicalista.

Varias organizaciones no gubernamentales instaron a la Unión Europea (UE) a condenar las desapariciones forzadas en Colombia, así como a solicitar a las autoridades de ese país que incrementen la protección de los activistas de dichas ONG.

La Oficina Internacional de Derechos Humanos-Acción Colombia (Oidhaco) , que representa a una treintena de organizaciones de diez países europeos, envió una carta al embajador colombiano en Bruselas, Carlos Holmes Trujillo, apoyada por una decena de eurodiputados, entre ellos el español de los Verdes Raül Romeva, para conocer la labor del Gobierno colombiano ante esos crímenes.

Además, señaló que Trujillo recibirá a representantes de Oidhaco, la Coordinadora belga por Colombia y otras organizaciones, quienes le expresarán su preocupación por la suerte de miles de desaparecidos, en especial de la activista ecologista Sandra Viviana Cuéllar, de 26 años, desaparecida el pasado 17 de febrero en Cali.

Las ONG recordaron que, según cifras oficiales, existen al menos 27.300 casos de desapariciones forzadas en Colombia, 1.130 de ellos en los últimos tres años, “lo que lleva a concluir que cada día del año desaparece un activista, sindicalista o líder asociativo”, denunciaron.

“Oidhaco solicita a la UE que condene este crimen y que exija a Bogotá medidas inmediatas para proteger a los activistas y combatir la impunidad”, recalcaron en un comunicado.

Según la Coordinadora belga por Colombia, en los últimos 20 años “se ha podido demostrar que los servicios de seguridad del Estado han participado en estos crímenes, cometiéndolos directamente o tolerando que los cometieran los grupos paramilitares”.
 
“El ensordecedor silencio que la UE mantiene sobre la gravísima situación de derechos humanos en Colombia es desconcertante”, indicó el portavoz de Oidhaco, Vincent Vallies.

“No puede ser que Colombia tenga más desaparecidos que las dictaduras de Argentina y Chile juntas; 27.300 casos son investigados por la Fiscalía colombiana, pero podrían ser más”, apuntó, y añadió que la UE debe “condenar públicamente” esa situación.