'Temo porque el policía que disparó a mi hijo esté suelto'

Dagoberto Túquerres manifestó su preocupación porque el uniformado que le habría disparado a su hijo en la cabeza quedó libre por vencimiento de términos.

Desde el 17 de noviembre de 2012, día en que ocurrieron los hechos, se ha difundido por redes sociales un video que muestra el cuerpo del joven de 19 años, Clisman Eduardo Túquerres Coque, tirado en el piso después de recibir un disparo en la cabeza que le habría propinado el policía Jaison Rayo Bermúdez. El pasado 19 de marzo un juez de Cali decretó la nulidad del proceso en contra del patrullero por vencimiento de términos. Rayo en un principio estaba siendo procesado por la Justicia Penal Militar, pero dos días antes de que se cumpliera el plazo para imputarle cargos, el caso pasó a manos de la justicia ordinaria.

Una fuerte discusión entre el uniformado y el joven habría desencadenado el fatídico hecho. Según le han contado testigos a la Fiscalía, Rayo Bermúdez le propinó un disparo en la cabeza después de que Túquerres lo confrontara porque, al parecer, había golpeado a su hermano menor. El padre de la víctima, Dagoberto Túquerres, manifestó su inquietud por las amenazas telefónicas que han venido recibiendo él y su familia desde hace dos meses, y le pide a la justicia que se haga una investigación seria lo más pronto posible.

¿Por qué se presentó la solicitud de nulidad del caso?

La verdad eso lo que yo no entiendo. Lo que pasa es que hubo negligencia durante el proceso mientras se diluía el conflicto de competencias en Bogotá para ver quién tomaba el caso. El juzgado 156 penal militar tomó el poder del expediente para ir investigándolo, pero ellos durante la investigación me voltearon el caso y me cambiaron la necropsia de mi hijo porque la manipularon. Todo es contrario a lo que yo tengo como pruebas contundentes como la historia clínica de mi hijo y el video de la operación en el que el médico de la Clínica Valle del Lili opera a mi hijo del tiro que le metió el patrullero en la cabeza.

¿Por qué se dejó en libertad al patrullero si se tenían pruebas en su contra?

En la audiencia del pasado martes 19 de marzo, se notificó que el proceso quedaba en manos de la justicia ordinaria. Pero resulta que la resolución llegó de Bogotá el viernes (15 de marzo de 2013) en la mañana al despacho del fiscal, y él de inmediato citó a una audiencia al otro día. Sin embargo, la defensa del policía argumentó que como era fin de semana Rayo Bermúdez no alcanzaba a llegar desde el centro de reclusión al juzgado. Lo que en realidad pasó era que ellos estaban esperando a que fuera domingo 24 de marzo para que se cumplieran los cuatro meses para el vencimiento de términos para la imputación de cargos, a eso estaban jugando. Hasta que se aplazó hasta el martes y fue cuando el fiscal del caso pidió la nulidad del proceso para abrir uno nuevo.

¿Quién tuvo la culpa de la dilación del proceso?

Fue culpa de la defensa y de la Justicia Penal Militar que enredó el proceso. Como decía ahora, existió negligencia porque maquillaron la necropsia, presentaron testigos que nunca estuvieron en el lugar de los hechos. Ante esto tenemos las pruebas suficientes para demostrarle a la Fiscalía que existieron irregularidades.

¿Qué sienten ante esta situación?

La comunidad está muy enardecida por este caso, porque es algo muy injusto saber que una persona que asesinó a un joven de bien, en un lugar donde hay muchos testigos y videos que son contundes para que lo condenen, quede libre. Es más, al perecer y lo estamos investigando, el policía volvió a entrar a trabajar en la parte administrativa de la entidad.

¿Qué medidas van a tomar?

Esperar a que la Fiscalía actúe y realice la audiencia de imputación de cargos sobre el delito de homicidio agravado. Con mi abogado no apelamos la decisión del juez porque eso significaría que se dilataría más el proceso y por eso vamos a esperar a que el fiscal adelante la investigación y se pueda llegar también a pedir nuevamente la medida de aseguramiento.

¿Ha recibido amenazas?

He recibido amenazas desde hace dos meses. La verdad no sé de dónde provienen y la última que recibí fue después de que se realizó la audiencia, hace ocho días y fue muy fuerte. Me decían que me callara y que no hablara más con la prensa porque si seguía hablando me mandaban a callar. Yo lo único que les respondí fue que no me iba a callar hasta que viera al policía en la cárcel porque es una persona que causó un gran daño y tiene que pagar. Yo no le estoy haciendo nada a nadie sólo pido justicia contra el patrullero que mató a mi hijo.

¿Ha denunciado estas amenazas?

Yo ya denuncié ante la Fiscalía y estoy muy preocupado. Ellos prometieron seguridad para mi familia y para mí, pero hasta el momento no se ha hecho nada. Yo tengo el temor de que el policía este suelto porque le puede hacer algo a mis otros hijos, pues es un peligro para la sociedad.

¿La comunidad y usted tiene pensado realizar algún acto de protesta?

Sí. El próximo domingo 31 de marzo vamos a realizar una marcha a la 1:00 p.m. arrancando desde un sector que se llama El Crucero en la Buitrera (Cali) hasta la cancha donde asesinaron a mi hijo. Nosotros lo que buscamos es protestar por la injusticia que ha existido en el proceso, por el actuar del a justicia penal militar y por el hecho de dejar al patrullero libre, que es una persona que asesinó y es un peligro para la sociedad.