Implicado en arrojar a joven por ducto de un ascensor pidió perdón

El próximo 20 de junio se conocerá la dosificación de la condena en el caso de Nicolás Dussán.

Ante una jueza de conocimiento, Nicolás Dussán presentó un documento en el que pidió perdón por su responsabilidad y participación en los hechos en los que el joven Cristian David Jiménez fue arrojado por el ducto de un ascensor.

En el marco de la audiencia, Dussán presentó disculpas a la familia del joven, a sus amigos y a la sociedad por los extraños hechos registrados el pasado 15 de julio en un conjunto residencia ubicado en el sector de Salitre.

El abogado Javier Fonseca Alvarado, quien defiende los intereses de la familia del joven que fue arrojado por el ascensor, indicó que en la diligencia judicial el joven reiteró que aceptaba su responsabilidad en el delito de tentativa en homicidio.

Igualmente indicó que iniciará el incidente de reparación integral y moral en este caso. "No hay un animo de venganza por parte de la familia de Christian David, solamente espera que se cumplan las funciones de la pena. Además de que este proceso sea un ejemplo para la sociedad para que este tipo de hechos no vuelvan a suceder".

Fuentes cercanas al proceso indicaron que Dussán Molina habría sido una de las personas que ingreso a una fiesta que se estaba celebrando en un edificio en el occidente de Bogotá y por hechos que no han sido aún establecidos empezó a golpear al otro joven.

El próximo 20 de junio, la jueza de conocimiento determinará la dosificación de la pena, la cual, al haber aceptado cargos, está entre los 200 y 400 meses de prisión.

El joven de 20 años sigue en estado de coma. "El daño no está consolidado, no sabemos sin va a seguir en esa situación meses o años. Queremos una satisfacción de la verdad y saber qué ocurrió ese día".

Por estos mismos hechos son procesados Hans Herber Acuña Morales, Andrés Eduardo Ruiz, Ramiro de Jesús Gloria Lambrano, Manuel Francisco Abril López y Camilo Andrés Beltrán Pardo.