Oficial se acoge a sentencia anticipada por masacre en San José de Apartadó

El capitán del Ejército Guillermo Armando Gordillo Sánchez aceptó su responsabilidad en los delitos de homicidio en persona protegida y concierto para delinquir, dentro del proceso por la masacre que tuvo lugar en el departamento de Antioquia.

Los hechos en los que está comprometido el oficial Gordillo Sánchez ocurrieron el 21 de febrero de 2005 en la vereda Mulatos Medios, corregimiento de San José de Apartadó, y en la vereda La Resbalosa , municipio de Tierra Alta (Córdoba), donde fueron asesinados cinco adultos y tres niños.

En Mulatos Medios perdieron la vida Luis Eduardo Guerra Guerra, su compañera Beyanira Areiza, y su hijo Deyaner Andrés Guerra Tuberquía. En La Resbalosa fueron muertos Alfonso Bolívar Tuberquia Graciano, su esposa Sandra Milena Muñoz Pozo, y sus hijos Natalia y Santiago, así como el señor Alejandro Pérez.

El hoy procesado era el responsable de la Compañía Bolívar del Batallón Vélez de la XVII Brigada del Ejército, y estaba cumpliendo el operativo contrainsurgente Fénix en el área mencionada.