Indignación por caso de un niño que murió engañado por las Farc

Los guerrilleros lo utilizaron para transportar explosivos, en el departamento de Nariño.

El Defensor del Pueblo, Vólmar Pérez Ortiz, condenó enérgicamente los hechos ocurridos en el municipio de El Charco, en el departamento de Nariño, donde murió un menor de 13 años que fue utilizado por las Farc para transportar explosivos y atentar contra la Fuerza Pública.

“Es una flagrante violación del Derecho Internacional Humanitario (DIH). Utilizar a los niños como parte de la estrategia en las hostilidades por los grupos armados ilegales es un crimen de guerra y los responsables de tales acciones deben ser sancionados de manera ejemplar”, señaló el Defensor del Pueblo.

Las autoridades, que atribuyen el atentado al frente 29 de las Farc, señalaron que el menor habría sido engañado por los integrantes del grupo armado ilegal para llevar consigo los explosivos que ocasionaron heridas de menor consideración a cinco personas, entre ellas a dos agentes de la Policía y afectaron una decena de viviendas.

Lamenta el Defensor del Pueblo que los menores, quienes son fácilmente manipulables, sean involucrados en la dinámica de la confrontación, y que, pese a las reiteradas denuncias, al pleno conocimiento que existe sobre el grado de vulnerabilidad de los niños frente al conflicto armado, el nuestro continúe en el listado de los países donde más niños y niñas son reclutados por los grupos armados ilegales.

El Defensor del Pueblo exhortó a los grupos armados ilegales a desvincular a los niños de sus filas y a asumir un compromiso ético ante la nación, de no reclutar más niños para la confrontación armada.