Asesinan a lideresa social en Antioquia

Se trata de Luz Herminia Olarte, de 51 años. Su cuerpo sin vida fue encontrado el pasado 7 de febrero, en medio de un matorral en zona rural de Yarumal.

En 2016, fueron asesinados 114 líderes sociales en todo el país. En lo que corrido de 2017 -un mes y nueve días- van 19. Archivo

El Proceso Social de Garantías a la Labor de los y las defensores de derechos humanos de Antioquia, denunció el asesinato de Luz Herminia Olarte, una líder social que ejercía sus actividades en el corregimiento de Llano de Ochalí, en Yarumal (Antioquia).

De acuerdo con la organización social, el cadáver de Olarte fue encontrado “en una fosa donde la semi sepultan entre matorrales y ramas”. Al parecer, la mujer fue sacada de su casa el pasado martes 7 de febrero. Olarte pertenecía a la Junta de Acción Comunal de su corregimiento.

Con ella, ya son cinco los líderes sociales asesinados en Antioquia en lo que va corrido del año. La organización que denunció su asesinato, y que ha hecho seguimiento a la situación de los defensores de Derechos Humanos en el departamento, señaló que recibió la noticia con indignación y tristeza, y exigió garantías al Gobierno.

“A pesar de los recurrentes informes del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría, así como el control y avance de los grupos neo – paramilitares a zonas estratégicas de las subregiones de Antioquia, no existen medidas efectivas del Estado para repeler, reducir, desarticular o someter a estos grupos”, dice el comunicado.

Los otros líderes sociales asesinados en Antioquia

De los 19 líderes que han sido asesinados en lo corrido del año, el departamento ha puesto cinco de ellos. El primero fue José Yeimer Cartagena, quien fue abaleado el pasado 11 de enero. Cartagena hacía parte del proceso social Marcha Patriótica y, además, integraba la Asociación Campesina del Alto Sinú y era reclamante de tierras.

Tres días después, familiares y amigos se despedían de Edmiro Alzate, cuyo homicidio se registró en Sonsón. Su cuerpo fue hallado en zona rural del municipio en el que Alzate promocionaba los derechos de los campesinos del Oriente antioqueño y del medio ambiente. Era un reconocido opositor de proyectos minero-energéticos en esa región del departamento.

Más tarde, el 24 de enero pasado, fue asesinado otro activista ambiental: se trató de Alberto Suárez Osorio, quien desde la Fundación Colibrí cuestionó los megaproyectos minero-energéticos que afectarían a su municipio, Jardín.

Por último, en Turbo (Antioquia), fue asesinado el pasado 28 de enero Porfirio Jaramillo, un líder reclamante de tierras, quien hace tres meses había solicitado medidas de protección a la Unidad Nacional de Protección (UNP), entidad que no le dio una respuesta oportuna.