Hay interés en la Fiscalía

Avanzada contra corrupción en el fútbol

En las próximas semanas se estarían dando las primeras capturas por los presuntos hechos de corrupción en el balompié colombiano. Dimayor propone cárcel para quienes amañen partidos.

Dimayor dice que un mes se darían primeras capturas por amaños / Fiscalía

Un mes fue el plazo que el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, fijó ante el presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), Jorge Perdomo, para que la Fiscalía dé los primeros resultados con respecto a los presuntos amaños de partidos en el balompié colombiano. Luego de que el pasado jueves se reunieran el jefe del ente investigador y la cabeza máxima del fútbol profesional, quedó claro que también hay interés en erradicar la violencia en el fútbol y en la creación de una alianza tripartita entre esas dos instituciones y la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), para que el deporte rey no termine enlodado por la corrupción.

Las denuncias que ha hecho Perdomo son graves. Él ha señalado que los responsables de los amaños vendrían de diferentes sectores: las casas de apuestas, al parecer, cumplen un papel trascendental en los ofrecimientos de dineros que provendrían de Inglaterra y Asia. Estas no solo estarían afectando al fútbol profesional colombiano, sino a todas las ligas en el mundo. “Apostadores locales también estarían afectando a nuestros jugadores para buscar un resultado distinto al mérito deportivo. Tenemos un acuerdo con Coljuegos para buscar la integridad de la competición, para que las casas de apuestas suscritas a esta entidad firmen acuerdos con la Dimayor”, señaló el presidente de la Dimayor.

Perdomo, además, propuso que en una reforma al Código Penal se contemple la cárcel para quienes den o reciban dineros para “torcer” las competiciones. El máximo dirigente del fútbol colombiano manifestó su preocupación porque existe el peligro de que a los árbitros también les hayan ofrecido dinero para influir en los resultados de partidos. “Dentro de las pruebas que se presentaron a la Fiscalía no hay evidencia de que los equipos arbitrales estén participando. Sin embargo, el peligro puede existir, además si tenemos en cuenta que en casos de vieja data los árbitros se han visto involucrados”.

Hace un mes, El Espectador contó cómo la Fiscalía ya venía armando las primeras imputaciones de cargos contra futbolistas y algunos intermediarios por presuntos sobornos en partidos del fútbol profesional del rentado nacional. Uno de los casos que tiene en el radar la Fiscalía se conoció hace seis meses. Es así: un jugador profesional de un importante club recibió ofrecimientos vía Whatsapp y luego por celular, de un colega con quien había compartido en otro equipo profesional. El trato consistía en que, a cambio de recibir $20 millones, el jugador abordado permitiera que su equipo perdiera el cotejo que ese fin de semana jugaba con uno de los equipos denominados grandes del fútbol colombiano.

El futbolista, cuyo nombre se reserva para no afectar la investigación, denunció el caso ante el presidente de su equipo. El directivo del club puso el caso en conocimiento de la Dimayor, la cual a su vez lo informó a su Comisión Disciplinaria. Otro caso que está bajo la lupa del ente investigador habría ocurrido recientemente. Esta vez el enfrentamiento era entre un reconocido equipo del interior y otro de la Costa Atlántica. Esta vez el dinero ofrecido se dio por medio de una persona cercana a uno de los clubes para que un futbolista también incidiera en el marcador del partido, causando un penalti o facilitándole posibilidades para marcar un gol.

Las pesquisas del ente investigador se vieron retrasadas luego de que el exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, Luis Gustavo Moreno, fuera capturado (presuntamente, por haber pedido un soborno al exgobernador Alejandro Lyons), ya que este era quien estaba a cargo de avanzar en las investigaciones de los presuntos amaños de partidos del fútbol profesional. Tanto Perdomo como Martínez también empezarán a trabajar en acciones para evitar que los arreglos dañen al deporte rey. “Aquí no importa qué tan podrido esté el asunto, sino qué vamos hacer para evitar que esto avance. Existe el temor de que esto sea algo más grave y no vamos a tolerar hechos de corrupción en el fútbol”, puntalizó Perdomo.