Publicidad
Judicial 17 Ene 2013 - 9:59 pm

Escandalosa revelación de Jesús Martínez

Cadena de mentiras en caso Colmenares

Fiscalía indagará qué tan cierta es la confesión que hizo quien hoy es considerado un testigo falso en el caso Colmenares.

Por: Redacción Judicial
  • 18Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/cadena-de-mentiras-caso-colmenares-articulo-397256
    http://tinyurl.com/k3ypnrt
  • 0
esús Alberto Martínez Durán, capturado en Bucaramanga y Jonathan Martínez, capturado en Pereira. / David Campuzano

En la novela del caso Colmenares ya no se sabe quién es quién. Carlos Cárdenas era uno de los principales sospechosos. Hoy su proceso está ad portas de ser anulado y un juez lo reconoció como víctima de declaraciones falaces. Jessy Quintero, acusada de haber encubierto un asesinato, fue aceptada como víctima en las mismas circunstancias. José Wílmer Ayola y Jonathan Martínez eran declarantes estelares; ahora son calificados de mentirosos. Y, como si eso no fuera suficiente, Jesús Alberto Martínez Durán pasó de testigo estrella a testigo falso y, por último, a testigo/implicado: aseguró públicamente que él no había matado a Luis Andrés Colmenares Escobar, pero sí que había participado en la golpiza.

La confesión, por supuesto, tomó a todos por sorpresa. El Espectador constató con fuentes de la Fiscalía que Martínez Durán nunca había hecho ni siquiera una insinuación de este talante en diligencias judiciales. “Nadie puede inventarse este show. ¿A quién le cabe en la cabeza que uno sacrifique su libertad por dinero?”, manifestó el hombre después de que el juez 24 de garantías de Bogotá ordenara su detención preventiva en la cárcel La Modelo de la capital. De acuerdo con el funcionario, Martínez Durán podría obstruir la investigación y por esa razón se justificaba que fuera privado de la libertad.

Este diario pudo confirmar también que la Fiscalía tomará cartas en el asunto con respecto a esta insólita admisión. Mientras a Martínez Durán un fiscal le comunicaba ayer que será investigado por falso testimonio, fraude procesal y fraude de subvención —por los recursos del Estado a los que tuvo acceso en el Programa de Protección de Testigos—, lo mismo ocurría en otras dos salas de los juzgados de Paloquemao con Jonathan Martínez y con José Wílmer Ayola. El primero refrendó las versiones que le ha entregado a la justicia y le dijo a El Espectador: “No me voy a retractar. Aquí hubo un homicidio, yo fui testigo y moveré cielo y tierra para seguir con esto”.

Si el final de este episodio del expediente Colmenares es una sentencia condenatoria contra ellos, las penas podrían llegar a ser de 12 años de prisión. La Fiscalía, por su parte, está segura de que todos serán penalizados, pues han examinado sus testimonios al derecho y al revés para asegurar que fueron falsos. Según la información que la Fiscalía ha expuesto ante los jueces, fueron los detalles de sus declaraciones los que terminaron comprometiéndolos en la situación en la que se encuentran, a pesar de que, en general, los tres describían lo mismo: el asesinato de Colmenares (el 31 de octubre de 2010) con una botella de vidrio, golpe que habría recibido de Carlos Andrés Cárdenas.

Está, por ejemplo, el caso de Jonathan Martínez: él entregó a los investigadores tres números móviles que tenía para la época. En dos de esos se comprobó que no hubo llamadas entre él y Daniel Giraldo (otro implicado en el proceso). El tercer teléfono, se certificó, sí le pertenecía a Martínez, pero fue activado el 14 de marzo de 2012. Es decir, un año y medio después del fallecimiento de Colmenares. Martínez dijo que habló con Giraldo el 18 y 19 de octubre de 2010, pero registros migratorios demostraron que en esa fecha el universitario estaba en China. Además, no deja de llamarle la atención a la Fiscalía que, aunque Martínez empezó a declarar en junio pasado, sólo hasta hace unas semanas ubicó a Giraldo en la escena del crimen.

Daniel Giraldo, Jessy Quintero y Carlos Cárdenas se acreditaron, con el aval del juez, como víctimas de Martínez, quien también fue enviado a la cárcel. Pero él no echa para atrás: “Detrás de todo lo que se ha dicho de él (Giraldo) y de mí hay más que todavía no ha salido a la luz”, expresó. La Fiscalía sostiene que Martínez mintió sobre la participación de Giraldo en lo que, mantiene el organismo, fue un asesinato. Giraldo, Quintero y Cárdenas se acreditaron también como víctimas de Jesús Alberto Martínez Durán, y a este grupo se unió una cuarta persona: Aydée Acevedo, a quien Martínez Durán señaló de haber tramado un complot para asesinar al fiscal 11 de la Unidad de Vida, Antonio Luis González Navarro.

Las contradicciones de Martínez Durán no fueron pasadas por alto por la Fiscalía. Éste dijo, por ejemplo, que Daniel Giraldo usaba un disfraz de calavera y había golpeado a Colmenares. Luego, sin siquiera retractarse explícitamente, siguió mencionando a Giraldo en sus declaraciones, pero como un joven que usaba un disfraz de bebé. Aseveró tener las placas de dos carros relacionados con el crimen, pero primero dijo que estaban en una memoria que ya no tenía, luego dijo que las tenía en una libreta y, cuando finalmente las reveló, los datos no coincidieron. El Espectador conoció, además, que el carro en el que dijo movilizarse la noche en que murió el estudiante de los Andes no era suyo en esa fecha, y quien se lo vendió está dispuesto a testificar en juicio.

En el caso de Ayola, como ya se ha expuesto, lo que juega en su contra es un dato sencillo, pero clave: una bitácora que certifica que él estaba trabajando como vigilante en el occidente de Bogotá, y no en el parque El Virrey, el día en que murió Luis Andrés Colmenares.

Relacionados

  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Braulio Nóbrega sería el nuevo refuerzo de Millonarios
  • "Están echándonos ácido en la honra a mí y a mi familia": Sabas Pretelt
  • Fiscalía no dictó medida de aseguramiento contra Bernardo Moreno

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio