Publicidad
Judicial 31 Oct 2012 - 2:49 pm

Captura de alias 'Mi Sangre' en Argentina

La caída de 'Mi sangre'

Ni el poder que consolidó con las rutas de la droga, ni el dinero que ganó con ese negocio le alcanzaron para conseguir su objetivo principal: el dominio de Antioquia.

Por: Redacción Judicial
  • 64Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/caida-de-mi-sangre-articulo-384426
    http://tinyurl.com/c7zuyav
  • 0
Henry de Jesús López Londoño, alias 'Mi Sangre'.

El nombre de Henry de Jesús López Londoño no es tan con conocido en la capital antioqueña como el historial criminal de “Mi sangre”, alias que adoptó el jefe narco que en 20 años pasó de lavaperros de la mafia a capo perseguido por agencias extranjeras y colombianas. También conocido como “Salvador” o “Carlos Mario”, el líder de la banda criminal de los Urabeños tenía en mente, sgún la Policía, convertirse en el amo y señor del negocio de la mafia en Antioquia.

Pero la guerra sucia entre los mismos delincuentes se lo impidió y este martes las autoridades le dieron el golpe de gracia a sus propósitos, al capturarlo en el restaurante Fetuccini Mario, de la zona de Pilar, en la provincia de Buenos Aires, donde departía con su esposa e hijos, protegido por 10 de sus escoltas. El operativo, ordenado por el juez local Sebastián Barrios, fue realizado por la Dirección General de Operaciones de la Secretaria de Inteligencia argentina, siguiendo información suministrada por autoridades colombianas.

Ahora, el hombre que soñó con ser el amo y señor de Antioquia está en la antesala de la extradición a EE.UU. y tendrá que responder en Colombia por concierto para delinquir agravado, fabricación, porte y tráfico de armas de fuego y municiones y uso ilegal de equipos de radiotransmisión.

‘Mi Sangre’ había evadido un cerco similar hace dos semanas, cuando se las arregló para escapar por Paraguay hacia Venezuela, según indicó ayer el director de la Policía, general José Roberto León Riaño. A partir de entonces, se movió con agilidad entre sus cinco inmuebles en Argentina, siempre protegido por un lugarteniente conocido como alias “Jorge”.

Pero como la suerte no dura toda la vida, fue ubicado nuevamente gracias a informantes y rastreado con equipos satelitales que ubicados por las autoridades en los vehículos de alta gama que usaba para sus desplazamientos.
Una vida en la delincuencia

El narco, de 41 años, escaló en el mundo de las drogas a punta de alianzas y traiciones a sus socios y se vio beneficiado con la muerte o captura de varios de ellos. Fue socio de Daniel Rendón ('Don Mario') y Dúmar Guerrero ('Carecuchillo') presos en la cárcel de La Picota y de los hermanos jefes de la banda de los 'Urabeños', conocidos como los hermanos Úsuga (cuyas carreras en la mafia los llevaron a la muerte, uno, y a la extradición, el otro). Y de la mano de todos ellos pasó a encabezar una de las facciones más poderosas de la Oficina de Envigado, sumida en una guerra intestina que aún no termina. También trabajó con Miguel Arroyave, el que fuera jefe del bloque Centauros de las Autodefensas, otra de las leyendas negras de la violencia en el país. En el bloque Capital, otra facción paramilitar, compartió rango de jefe al lado de un primo de Arroyave.

Hacia 2008, "Mi Sangre" ya estaba en los registros judiciales por tráfico de drogas hacia Europa vía Ecuador. Sus andanzas con la Oficina de Envigado eran cada vez más sonadas en los medios de comunicación. La Policía, para no entorpecer las investigaciones, prefería guardar silencio al respecto, hasta cuando el general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana, se refirió concretamente a ‘Mi Sangre’ para advertir: "Él quiere tomarse todo esto, no lo logrará, va a fracasar".

Jay Bergman, director regional andino de la DEA, también despejó las dudas sobre el interés que el capo despertaba en las autoridades de EE.UU.: ‘Mi Sangre’ es ahora uno de los narcotraficantes más importantes del de Colombia y un objetivo DEA". Y el capo seguía escalando posiciones en el hampa.

La captura en Venezuela de Maximiliano Bonilla, alias Valenciano, le permitió extender aún más a ‘Mi Sangre’ sus negocios por la ruta mexicana, mientras que alias Sebastián, el rival de Valenciano, consolidaba poder en las redes mafiosas de Medellín. Juan de Dios Usuga, alias y ahí fue cuando ‘Mi Sangre’ se convirtió en jefe de Los Urabeños. Una de sus primeras demostraciones de poder fue, entonces, declarar un duelo por la muerte de los Úsuga, paralizando la economía del noreste de Colombia.
 

Relacionados

  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio