Condenan a 4 años de prisión a policías por prenderle fuego a habitantes de la calle

Los dos uniformados pidieron perdón por estos hechos y aceptaron su responsabilidad.

El juez 33 de conocimiento condenó a cuatro años y tres meses de dos policías Carlos Danilo Posada y Carlos Augusto Díaz Espejo que participaron en los hechos que rodearon el asesinato de un menor de edad habitante de la calle, al que le prendieron fuego dentro de un cambuche.

En el fallo judicial, se indicó que los dos uniformados aceptaron su responsabilidad en el delito de homicidio culposo con representación, variando de ésta manera los delitos de homicidio agravado y ejercicio ilegal de la fuerza.

Según la investigación los hechos se presentaron el 7 de febrero del 2012 en la calle 92 con la Avenida Ciudad de Cali, en la localidad de Suba, al norte de Bogotá, cuando los dos uniformados, durante un operativo contra habitantes de la calle, sacaron de debajo del puente a un grupo de personas.

Dentro de un cambuche se quedaron algunos que no querían salir, razón por la cual los dos uniformados prendieron candela al lugar para que el humo los hiciese salir. Pero uno de ellos, de 16 años, no salió y recibió quemaduras en el 85 por ciento del cuerpo. A los 8 días murió en el hospital Simón Bolívar, de Bogotá, a causa de las heridas.

Los dos procesados permanecen en una prisión de Facatativá desde el 21 de febrero del 2012.

En su decisión, el juez conminó a los dos sentenciados al pago de una multa de 57 salarios mínimos mensuales legales vigentes. En la sentencia el juez negó a los dos uniformados la prisión domiciliaria.

Los dos policías entregaron a las victimas una suma de 40 millones de pesos como producto de la indemnización, mientras que por disposición de la parte civil, la Procuraduría acordó con la Policía Nacional como Institución una indemnización cercana a los 300 millones de pesos.

Como parte del resarcimiento a las victimas los dos uniformados pidieron perdón en público y reconocieron su imprudencia y error.