Consejo de Estado condenó a la Nación por muerte de agente antiextorsión

Se consideró que el uniformado no tenía la experiencia suficiente para este tipo de operativos.

La Sección Tercera del Consejo de Estado condenó a la Policía Nacional por la muerte de un agente antiextorsión en el desarrollo de un operativo adelantado entre los municipios de Salamina y Pácora (Caldas) en el año 1994.

En la decisión se indica que el agente murió cuando intentaron capturar a los delincuentes que estaban en el lugar en el que se había acordado la entrega de un dinero producto de una extorsión.

Según el material recolectado el uniformado no tenía la experiencia suficiente, ni contaba con las medidas de seguridad para adelantar un operativo tan peligroso como este.

En este caso se evidenció una falta de coordinación en el desarrollo de la misión antiextorsiva, por tanto el riesgo de la operación aumentó, pues no se adoptaron las medidas de seguridad necesarias para un operativo de esa naturaleza.

Aunque los agentes optaron por irse solos a entregar el dinero de la extorsión y no esperaron los refuerzos, la falta de coordinación entre quienes debían entregar el dinero y quienes llegaban a apoyarlos fue lo que los obligó a efectuar solos la misión, lo cual aumentó el riesgo de la actividad que se pretendía llevar a cabo.

“La causa adecuada del daño obedeció tanto a una omisión por parte de la entidad de tomar las medidas idóneas para adelantar el operativo, así como una falta de cautela por parte de los agentes al salir a la entrega sin esperar los refuerzos”, señala uno de los apartes del fallo.

En este caso se determinó que la Policía debía brindar las medidas de seguridad, y el entrenamiento adecuado cuando se presentan riesgos extraordinarios que superan los propios de su actividad.