Bandas criminales

Corte Constitucional advierte expansión de bandas criminales en el Chocó

El alto tribunal consideró que El Clan del Golfo y las Autodefensas Gaitanitas de Colombia (AGC) están detrás de las amenazas contra líderes sociales y reclamantes de tierras.

La Corte Constitucional advirtió que han sido pocas o nulas las acciones de las autoridades para prevenir la expansión de las bandas criminales en el departamento del Chocó. Esta omisión pone en riesgo la vida e integridad de los pobladores quienes se han tenido que desplazar por las presiones que han ejercido estos grupos armados ilegales.

Las bandas criminales, principalmente el Clan del Golfo, han amenazado a líderes sociales y reclamantes de tierras. Estos grupos emergentes quieren continuar con el dominio en la región y controlar los territorios, para lo cual han ejercido presiones e instigado a los pobladores.

La Sala revisó la situación del inspector de Policía quien fue nombrado para adelantar la recuperación de los terrenos. Sin embargo, en enero del presente año la Unidad Nacional de Protección (UNP) le retiró su esquema de seguridad, situación que lo ha obligado a realizar sus labores en lugares donde delinquen las bandas criminales.

Este hecho fue cuestionado por la Corte Constitucional al considerar que no se tuvieron en cuenta el Sistema de Alertas Tempranas frente al riesgo que existe en la región por la expansión y fortalecimiento de estas bandas criminales, principalmente en los municipios de Riosucio y Carmen del Darién.

En el análisis jurídico se revela que la recuperación de terrenos colectivos de las comunidades que habitan en las cuencas de los ríos Curvaradó y Jiguamandó se ha dificultado por las acciones ejercidas por las bandas criminales en contra de la comunidad y las autoridades.

“El grupo armado Autodefensas Unidas de Colombia (AGC), ha logrado posicionarse en territorios estratégicos como Pavarandó, Llano Rico, el puerto de Brisas y el municipio del Carmen del Darién donde mantienen la estrategia de la presencia en los poblados y control de actividades cotidianas a través de redes de inteligencia. Así mismo mantienen algunas amenazas contra líderes y comunidades retornadas da la cuenta del Curbaradó como El Cerrado, Apartadorcito, Caño Manso y La Madre”, precisa la Corte.