Corte negó demanda de nulidad del expresidente Pastrana contra el "fast track"

La Sala Plena del alto tribunal no aceptó los argumentos presentados por el exmandatario en contra del fallo que le dio el aval a esta figura jurídica.

Archivo El Espectador

La Sala Plena de la Corte Constitucional negó la demanda de nulidad presentada por el expresidente de la República, Andrés Pastrana Arango en contra del fallo que avaló la figura del "fast track". El alto tribunal no encontró asidero en los argumentos presentados por el exmandatario quien buscaba que se repitiera el plebiscito para que la gente decidiera si estaba o  no con el acuerdo firmado entre el Gobierno y las Farc. 

En la acción presentada el pasado 17 de enero el expresidente de la República aseguró que en el fallo emitido el 7 de diciembre de 2016 la Sala Plena de la Corte desconoció la voluntad del pueblo que votó mayoritariamente NO al plebiscito celebrado el 2 de octubre. En este sentido, considera que los nuevos acuerdos debían ser sometidos a una refrendación popular para que tengan valídez. (Ver Los 'articulitos' con los que el acuerdo de paz llega a la Constitución)

El hecho que el acuerdo pase de manera inmediata al Congreso para que en tiempo récord (4 debates) los aprueben sin tener en cuenta la opinión de los ciudadanos va, según el concepto de Pastrana, en contra de la Constitución Política y la democracia. Hecho por el cual la figura del "fast track" debe anularse. (Ver Primer paso de la implementación de la paz: ley de amnistía estrenó el “fast track”)

Por estos hechos señaló que “en nombre de la paz, no se puede atentar contra las instituciones democráticas. Es un contrasentido que la paz se busque mediante la implementación a la fuerza del mencionado acuerdo”.

En este punto considera que la decisión de la Corte “acarrea efectos gravísimos” puesto que se le retira la esencia a la democracia. “Lleva a que los mecanismos de la democracia directa no dependan de lo que decida el pueblo sino de ‘proceso’ en los cuales se dé ‘interpretaciones de buena fe’ a la voluntad popular”.

“Si el acuerdo es tan bueno por qué el Presidente le tiene miedo a hacer un nuevo plebiscito, si es un gran acuerdo”, concluyó el expresidente de la República quien considera que es necesario que se convoque a una nueva votación para que las personas sean las que decidan si están o no de acuerdo con lo pactado en Cuba.