Corte negó traslado del proceso de pastor acusado de abusar sexualmente de sus feligreses

El alto tribunal precisó que no se evidenciaron las irregularidades argumentadas por la defensa de Álvaro Gámez Torres.

La Sala de Casación Penal rechazó la solicitud del traslado del proceso que se adelanta contra el pastor Álvaro Gámez, acusado por su presunta participación en el delito de acceso carnal o acto sexual con persona puesta en incapacidad.

El alto tribunal manifestó que no se evidenciaron ninguna de las irregularidades procesales presentadas por la defensa del representante legal de la iglesia Salem con sede en Pasto para que el proceso fuera trasladado a Bogotá. (Ver Solicitan captura internacional contra pastor procesado por abuso sexual )

Y es que para la Corte la solicitud "carece de soporte argumental y probatorio suficientes" por lo que rechazó cada una de las peticiones del abogado del procesado que argumentó entre las que se encontraban la "parcialidad" de los jueces y fiscales de Pasto así como reiteradas amenazas en su contra y la de su cliente quien se encuentra en el exterior.

"Los elementos de juicio que aporta el efecto son insuficientes para soportar lo pedido y demostrar los factores externos de perturbación en el ejercicio de la actividad judicial, que de manera genérica son referidos por el abogado defensor solicitante, quien incluso incurre en el desatino de considerar esta una oportunidad para analizar el contenido de los elementos materiales probatorios y evidencias físicas que hasta e momento ha recaudado la Fiscalía", precisa uno de los apartes.

Igualmente se señala que en la solicitud de traslado se presentan varios "desafueros" por lo que se considera que varios de los puntos presentados por el defensor "parten de apreciaciones subjetivas y personalísimas de la defensa" que no tienen un sustento probatorio, legal o jurídico.

"Y como si fuera poco, el escrito del defensor es ambivalente y contradictorio, pues, a pesar de que en todo momento pone en tela de juicio la imparcialidad de los funcionarios judiciales de Pasto, diciendo que la animadversión contra su defendido tiene un contenido religioso, ya que la finalidad es exterminar su iglesia, en un apartado del libreto sostiene que las propias ofendidas con el supuesto abuso sexual también dudaron de la imparcialidad de las autoridades judiciales y solicitaron que la investigación radicara en otra ciudad, pero su pedimento fue rechazado", indica.

Este diario denunció el pasado 4 de junio (Ver Un pastor convertido en lobo) que el pastor abusó durante años de las jóvenes del Ministerio Apostólico y Profético Salem, el cual cuenta con cerca de 15 mil fieles en todo el país, cinco mil de ellos en Pasto (Nariño).

De acuerdo con el testimonio de una de las primeras denunciantes, Gámez" lentamente dejaba sin voluntad a sus víctimas y ayudado de otras mujeres, las convertía en sus esclavas sexuales".

Entre las pruebas que se le presentaron a la Fiscalía se encuentran dos videos en los que aparece Gámez sosteniendo relaciones sexuales con dos menores de edad mientras, de fondo, se escuchan los cánticos de la congregación.