Corte ordenó suspender títulos mineros para proteger a comunidades indígenas en Caldas

El alto tribunal le otorgó un año de plazo a la ANM para delimitar las tierras donde se encuentran las comunidades Embera-Chamí.

Con el fin de proteger los derechos fundamentales al debido proceso y las garantías procesales de las comunidades indígenas la Corte Constitucional le dio un plazo de un año a la Agencia Nacional de Minería (ANM) para que suspenda los procesos de contratación, formalización e inscripción de los títulos mineros que han sido otorgados en los resguardos Cañamomo y Lomaprieta donde se encuentran asentadas las comunidades Embera-Chamí.

El alto tribunal tuteló los derechos de los indígenas, por lo que le ordenó además a las Alcaldías de los municipios de Riosucio y Supía para que realicen todos los “procedimientos policivos tendientes a clausurar aquellas minas que no se encuentran en proceso de formalización y titulación o que no hayan sido autorizadas por las autoridades indígenas”.

En la decisión judicial se le ordena al Ministerio del Interior la expedición de una circular para que los concesionarios mineros adelanten actividades de socialización de las actividades de exploración que se adelantarán en las regiones anteriormente mencionadas.

Esto con el fin de evidenciar el impacto y las afectaciones que estas actividades pueden producir en los territorios ancestrales. La Corte Constitucional aceptó los argumentos presentados por el representante de las comunidades indígenas.