Cuatro atentados contra líderes sociales en menos de 48 horas

Dos de los atentados fueron ejecutados por sicarios en San Vicente del Caguán. Una de las víctimas recibió los disparos en frente de su familia en La Macarena, Meta. En Nariño, un líder campesino sobrevivió luego de que le dispararan en seis oportunidades.

Un fin de semana de horror vivieron los líderes sociales en distintas zonas del país. Mientras se pide que el nuevo acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc se implemente con la mayor celeridad para brindar garantías de protección a defensores de derechos humanos, dos de ellos fueron asesinados en las últimas 48 horas, otro se debate entre la vida y la muerte en Florencia (Caquetá) y uno de ellos se salvó luego de que le dispararan en seis oportunidades.

El primer caso se registró en San Vicente del Caguán en la noche del pasado viernes 18 de noviembre, cuando el dirigente campesino del sector agrícola de la Asociación Campesina Losada-Guayabero (Ascal-G), Erley Monroy, fue encontrado moribundo en la vereda Siberia. Según el reporte de organizaciones de derechos humanos como la Fundación por la Defensa de los Derechos Humanos y el DIH del Oriente y Centro de Colombia (DHOC), Monroy fue hallado con graves heridas en las cercanías del Batallón Cazadores del Ejército y murió  luego de ser trasladado a un hospital municipal.

Erley Monroy adelantaba procesos de defensa por los derechos ambientales en el Caguán y era un acérrimo opositor del método del fracking para explotar petróleo en La Macarena. Asimismo, la DHOC aseguró que en los últimos días el líder campesino había denunciado que a San Vicente del Caguán habían regresado los grupos paramilitares, pues en algunos corregimientos aparecieron grafitis alusivos a grupos de autodefensa. Fuentes de la región consultadas por El Espectador aseguraron que el dirigente de Ascal-G había sido señalado por el alcalde del municipio, Humberto Sánchez Cedeño, de cobrar extorsiones en favor de las Farc a través de su organización.

La misma noche del viernes 18 de noviembre se presentó el homicidio otro líder campesino de la región. Se trata de Didier Losada, quien era presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Platanillo en La Macarena (Meta) y que fue asesinado al frente de su familia. Según la información de los habitantes del sector, a Mango –como apodaban a Losada– lo mató un hombre encapuchado que entró en su casa y cometió el crimen hacia las 9:30 de la noche.

El tercer acto criminal contra los líderes de esa región se cometió, también en San Vicente del Caguán, el sábado a las 11:00 de la noche. La víctima fue otro dirigente de la organización Ascal-G: Hugo Cuéllar, quien hoy se debate entre la vida y la muerte en un hospital Florencia (Caquetá). Lo increíble de esta historia es que el atentado contra Cuellar se dio cuando regresaba a su casa luego de estar durante el entierro de su compañero Erley Monroy. 

Hugo Cuellar recibió cinco disparos a manos de dos sicarios. Los primeros reportes evidenciaron que al ver que iba a ser atacado, Cuellar reaccionó y se enfrentó a los sicarios, lo que provocó que durante el forcejeo recibiera un impacto de bala en el abdomen. Cuellar, además de líder campesino y defensor de derechos ambientales, en la presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Victoria del Municipio de La Macarena y miembro del comité  del DHOC.

En la vía que comunica los municipios de La Unión y Leiva (Nariño) se ejecutó el cuarto atentado del fin de semana. Luego de asistir al primer Cabildo Abierto por la Paz del Municipio de Leiva, evento organizado por la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (ANZORC), el campesino Danilo Bolaños Díaz fue atacado por dos sicarios en plena vía. Bolaños regresaba a su casa junto a su esposa Karen Nadia el pasado sábado en una moto. A las 4:00 de la tarde, cuando pasaba por el sector conocido como Igirones, dos hombres en una moto Honda se le acercaron y le dispararon en seis oportunidades. Afortunadamente, salió ileso, al igual que su compañera sentimental.

Bolaños es un reconocido dirigente juvenil de Nariño. Además de ser el secretario de la subdireccción de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Nariño (ASTRACAN) e integrante de la Red de derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes, hace parte a la Juventud Rebelde y es militante del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica.  

Varias organizaciones sociales están pensando en realizar un plantón mañana a las 9:30 de la mañana en las instalaciones de la Fiscalía para pedir protección de los líderes sociales que, durante el cese bilateral al fuego y definitivo, han sido las principales víctimas. Además, están buscando una cita con el presidente juan Manuel Santos y las embajadas de los países que sirvieron como garantes y acompañantes del proceso de paz para pedir que se ponga en marcha ponga en marcha la Comisión Nacional De Garantías y No Repetición.

Las consignas de este grupo de organizaciones sociales es que se tomen medidas excepcionales para detener los crímenes de defensores de la paz, que se implementación el acuerdo inmediatamente con garantías para la vida y que  se respete del cese al fuego bilateral y definitivo. (También le puede interesar: Los líderes sociales asesinados en el primer día del cese al fuego)