Publicidad
Judicial 26 Nov 2012 - 11:45 pm

Desmovilizado acusó al abogado

El dolor de cabeza de De la Espriella

Denunciante dice que el famoso litigante lo habría sobornado. Firma de De la Espriella lo denunciará por injuria y calumnia.

Por: Redacción Judicial
  • 80Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/el-dolor-de-cabeza-de-de-espriella-articulo-389303
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/el-dolor-de-cabeza-de-de-espriella-articulo-389303
  • 0
insertar
El excongresista y expresidente del Unión Magdalena Eduardo Dávila, otrora cliente de De la Espriella . / El Tiempo

Apenas se levante el paro judicial, abogados de la firma que dirige Abelardo de la Espriella presentarán una denuncia por injuria y calumnia contra el desmovilizado José Luis Cadena Manga. Lo harán porque éste dijo que De la Espriella y sus socios Daniel Peñarredonda y Mario Serrato supuestamente lo sobornaron para que declarara en favor del excongresista Eduardo Dávila Armenta en el proceso que se le llevaba por el crimen de Carmen Josefa ‘La Nena’ Vergara Diazgranados, ocurrido el 18 de enero de 2007.

Por este hecho Dávila Armenta, además expresidente del Unión Magdalena, fue condenado a 34 años de prisión en julio pasado. Su hermano José Domingo Dávila, exgobernador de Magdalena, también fue sentenciado a 7 años de cárcel por sus vínculos con el paramilitarismo. Uno de los testigos en los procesos contra Eduardo y José Domingo, el desmovilizado Carlos Enrique Pareja, ya había denunciado presiones para que declarara a favor de ellos. Sin embargo, no dio nombres concretos como lo hizo Cadena Manga.

En su declaración, rendida el 19 de junio de 2012 ante el juzgado primero de Medellín dentro del proceso por la muerte de ‘La Nena Vergara’, Cadena Manga aseguró que era desmovilizado del frente Resistencia Tayrona de las Auc; que escoltaba a la familia de los jefes ‘paras’ Adriano Sánchez Comas y Hernán Giraldo; que se desmovilizó en 2003 y ese año viajó de Santa Marta, donde vivía, a Bogotá. En 2007 conoció a Javier, un escolta de Abelardo de la Espriella, quien le consiguió empleo en el edificio del prestigioso abogado y luego se lo presentó. Según su declaración, cuando De la Espriella supo que Cadena Manga era desmovilizado, dijo que quizás en el futuro le “serviría”.

En su declaración en plena audiencia pública, que duró más de una hora, el desmovilizado dijo que en 2009 Daniel Peñarredonda, avalado por De la Espriella, le preguntó si conocía a Eduardo Dávila, que si sabía de vínculos suyos con las autodefensas, que si había escuchado del asesinato de ‘La Nena’ Vergara. Cadena le contestó que sí conocía a Dávila porque era presidente del Unión Magdalena, equipo del que era hincha. “A este señor Dávila hay que ayudarlo” —denunció—. “Yo dije: ‘¿Cómo lo vamos a ayudar?’. Me dijeron: ‘Mire, vamos a desvirtuar a un señor Carlos Enrique Pareja y vamos a echarle la culpa a Rafael López, esposo de La Nena Vergara. Vamos a limpiar a Eduardo Dávila para que no le echen la culpa de ese homicidio’”, sostuvo Cadena Manga.

Y agregó que el mismo Peñarredonda le confirmó que Dávila Armenta había asesinado a ‘La Nena’ Vergara. “Le pregunté: ‘¿Acaso hizo eso?’. ‘Sí, lo hizo —me dijo—, pero él es muy poderoso y con la plata se hace de todo’”. Supuestamente inducido por los abogados, Cadena Manga habría declarado en marzo de 2009 que Dávila Armenta no tenía vínculos con las Auc. “De haberlo conocido —dijo—, le habría pedido un autógrafo”. No obstante, el desmovilizado no declaró nada sobre el crimen de ‘La Nena’ Vergara.

Cadena Manga no declararía en una segunda ocasión. Según él, Peñarredonda le informó que no lo iba a necesitar más y lo cuestionó porque, al parecer, alguien le había dicho que estaba haciendo acusaciones en su contra. Por eso, aunque le habían prometido que le pagarían $20 millones por sus declaraciones, al final, dijo, le dieron sólo $3 millones. Después su relación con los abogados se arruinó. En su cuestionado testimonio, Cadena Manga aseveró que empezó a temer por su vida y por eso declaró a la Fiscalía lo sucedido. Su testimonio es tan controversial como delicado.

Sin embargo, los abogados de la firma de De la Espriella no se desvelan. Peñarredonda, en dialogo con El Espectador, fue enfático al calificar las acusaciones como descabelladas. Y cuestionó seriamente al testigo. Primero, aseguró que sí lo conoció, pero en el año 2009 y no en 2007, como él decía. “Lo conocí cuando dio esa declaración que, según él, fue preparada por nosotros. Horas antes Eduardo Dávila había dado su declaración y la audiencia se había extendido, por lo que Abelardo me pidió que fuera yo quien asistiera a la diligencia en la que declararía Cadena Manga”.

Peñarredonda agregó que después un hermano de Cadena Manga que trabajaba con Abelardo de la Espriella le solicitó al abogado que le ayudara al desmovilizado y le diera empleo. Y así fue. José Luis Cadena Manga empezó a trabajar en servicios varios en el edificio donde queda De la Espriella Lawyers Enterprise. Pero a mediados de 2011 una persona que se identificó como Andrea llamó a Peñarredonda y le informó que el desmovilizado estaba haciendo acusaciones en contra de la firma. El abogado lo encaró y le preguntó por esto. “Él mismo aceptó que era mentira”.

Luego no volvió a saber nada de Cadena Manga, hasta que se enteró de sus declaraciones ante la justicia. Peñarredonda comentó que “es ilógico que, supuestamente, uno tenga un testigo arreglado al que nunca usó. Nosotros tenemos varios procesos y de haber sido cierto que lo preparamos, lo habríamos usado en esos casos, pero eso nunca ocurrió. Cuando él declaró fue como testigo de la Fiscalía, no nuestro, y además, nunca se refirió al asesinato de ‘La Nena’ Vergara. Asimismo, cuando a Dávila lo acusaron ya no éramos sus abogados”.

Por último dijo que al desmovilizado sí se le dio plata, pero por sus trabajos en el edificio y que los pagos no llegaron a más de $500 mil. “Se le dieron muchas oportunidades, incluso le di consejos para que se formalizara. A él le gustaba mucho trabajar y lo hacía muy bien”, aseveró Peñarredonda, quien lamentó que la relación hubiera terminado así. Además no descarta que a Cadena Manga le hubieran pagado por dar una declaración como la que dio. Por eso su firma demandará a una persona cercana a la difunta ‘La Nena’ Vergara.

De la Espriella y sus abogados insisten en que la denuncia no tiene sentido y que probarán que el testigo miente. Por lo pronto, la justicia indaga qué pasó.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 30
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio