Fue detenido por el CTI en su casa

El “Ñoño” Elías amaneció en una celda en la Fiscalía

El congresista de Sahagún (Córdoba) va a rendir indagatoria en la Corte Suprema y en diez días, máximo, se sabrá cuál es su situación jurídica. Fue señalado por Otto Bula de haber recibido sobornos de Odebrecht para conseguirle un contrato de $670.000 millones.

Elías Vidal llegó al Congreso en 2014 con una de las votaciones más altas para el Partido de la U. / Foto: Congreso

En la mañana de este jueves 10 de agosto, un equipo del CTI liderado personalmente por el director nacional, el general (r) Luis Alberto Pérez, se presentó en la casa del senador Bernardo Elías, cerca del Parque de la 93 en Bogotá, para notificarle que la Corte Suprema de Justicia había ordenado su captura con fines de indagatoria. Elías alcanzó a llamar a uno de sus abogados de confianza, conoció cuáles eran sus derechos y fue trasladado al búnker de la Fiscalía en la camioneta del general (r) Pérez. Le hicieron exámenes médicos y odontológicos, elaboraron su reseña, le permitieron hablar con su padre, su esposa y sus abogados, y fue trasladado a una celda. (El protagonismo de “Ñoño” Elías en el caso Odebrecht)

De esa manera, el Ñoño Elías, como es más conocido, se convirtió en el primer miembro del Congreso en ser capturado por el escándalo de corrupción de Odebrecht, ese que comenzó el 21 de diciembre del año pasado cuando Estados Unidos reveló que la constructora más grande de Latinoamérica había pagado sobornos a diestra y siniestra a políticos y funcionarios, así como había financiado campañas electorales, en busca de conseguir contratos con los estados. En Colombia, con ese método, consiguió cuando menos la concesión de la Ruta del Sol 2, la cual le iba a asegurar ingresos a través de peajes por más de 20 años, y la adición de la vía Ocaña-Gamarra a ese mismo contrato. (Los testimonios que vinculan a 'Ñoño' Elías con el caso Odebrecht)

Los últimos 16 días han sido, probablemente, los más amargos de la vida pública y personal del senador Bernardo Elías Vidal, el barón político de la Costa Caribe. El punto de partida fueron los grandes anuncios que hizo el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, el 25 de julio pasado. Ese día, entre las tantas noticias que disparó, el fiscal señaló que le había solicitado a la Corte Suprema de Justicia que investigara a cuatro congresistas y a un excongresista porque, al parecer, habían participado en la feria de sobornos de Odebrecht. Aunque desde marzo de este año el fantasma de Odebrecht había empezado a rondar al congresista Elías, la petición de la Fiscalía a la Corte lo dejó arrinconado. (Los chats de Otto Bula que enredan a congresistas en los sobornos de Odebrecht)

Después del 25 de julio, el dominó se derrumbó ficha tras ficha. En menos de 24 horas Estados Unidos le retiró la visa, lo cual en términos políticos y de relaciones sociales es como una cachetada con guante blanco. El 2 de agosto, en el aeropuerto El Dorado, su prima Básima Patricia Elías Náder se puso a disposición de las autoridades, luego de conocer que había una orden de captura en su contra para que la Fiscalía le imputara cargos por lavado de activos. Ella quedó en libertad mientras la investigación avanza, pero ese particularmente fue un golpe bajo para el senador Elías: su prima es su mano derecha en Córdoba. El mismo día que se entregó su prima, la directora saliente del ICBF declaró en medios que él había saqueado esa entidad durante 14 años. Y ayer fue capturado.

Elías Vidal llegó al Congreso de la República en 2006 con 39.774 votos, cantidad nada despreciable para un “primíparo” que estaba a punto de cumplir 30 años. Su capacidad de conseguir votantes quedó registrada. El Ñoño Elías se lanzó a las aguas turbias de la política con el Partido de la U, que por esa época era la casa del entonces jefe de Estado Álvaro Uribe, y en la siguiente campaña, en 2010, saltó de la Cámara al Senado con más de 74.000 votos. Para 2014, fue el segundo congresista de su colectividad más votado y, de nuevo, consiguió prácticamente duplicar su votación: obtuvo 140.143 sufragios. Además, su maquinaria fue clave para la reelección del presidente Santos. (Lea: 'Ñoño' Elías, un aliado clave)

A lo largo de estos 11 años, en la Costa su poder creció con efervescencia. Se hizo aliado de políticos influyentes de la Costa como Musa Besayle, y ambos apadrinaron a otros personajes de la región, como Otto Bula. Hoy, esa relación es justamente la que los tiene a los tres entre la espada y la pared. A Besayle también la Fiscalía pidió investigarlo y Elías fue detenido por orden de la Corte Suprema con base, entre otras cosas, en una declaración que dio Otto Bula en ese alto tribunal. Bula habría asegurado que le entregó al menos $480 millones a Elías para que moviera influencias en el Senado y se aprobara la adjudicación del tramo Ocaña-Gamarra sin licitación, con el cual Odebrecht ganó $670.000 millones más. Se supone que su prima Básima fue quien recibió ese dinero, asegura la Fiscalía. (Caso Odebrecht llega al Congreso)

Inicialmente se ha dicho que el senador Elías rendirá indagatoria este viernes. No obstante, sus defensores le dijeron a este diario que al cierre del jueves eso no se había formalizado aún. Una vez declare, la Corte tendrá cinco días más para resolver su situación jurídica: o este asunto puede llegar a juicio o concluye. Iván Cancino, uno de los abogados del senador Elías —y también defensor de su prima, Básima Patricia Elías—, les dijo a los medios que se sorprendían con el arresto, pues desde hace varios meses él se había puesto a disposición de la Corte para dar versión libre. Por ahora, al congresista Elías solo le preocupa que no sea trasladado a la cárcel La Picota, lugar donde está recluido quien hoy lo acusa: Otto Bula.