El regreso de Alberto Rojas Ríos

El alto tribunal tumbó una sentencia proferida por una sección de la misma corporación y ordenó reintegrar a Rojas en la Corte Constitucional.

Ni un año duró Alberto Rojas Ríos por fuera de la Corte Constitucional. Ayer, el Consejo de Estado ordenó su reintegro inmediato, al anular un fallo de la Sección Quinta de ese alto tribunal, que, a mediados del año pasado, tumbó la elección de Rojas Ríos como reemplazo del hoy presidente de la Corte Interamericana, Humberto Sierra Porto, por supuestas irregularidades en la conformación, por parte del mismo Consejo de Estado, de la terna de la que Rojas salió elegido.
 
Puntualmente: que, según la Sección Quinta, la votación en el Consejo de Estado no fue secreta, como estipula el reglamento de esa entidad. Rojas Ríos se vio obligado a salir de la Corte y fue reemplazado por la entonces secretaria del alto tribunal, Martha Sáchica. Pero Rojas Ríos no se quedó quieto e interpuso una tutela porque, en su criterio, la Sección Quinta le violó su derecho al debido proceso. Y el Consejo de Estado le dio ayer la razón.
 
Parece un trabalenguas: el Consejo de Estado tumbó una decisión tomada por una de sus secciones, que anulaba otra decisión tomada por el mismo alto tribunal. De acuerdo con esa entidad, la Sección Quinta se equivocó al considerar como pública la votación en la que se eligieron a los tres candidatos para reemplazar a Sierra Porto, cuando, según éste, la misma había sido secreta. Esto porque tuvo en cuenta la ronda 13 de votaciones, que fue pública, pero no la 14, la última, que sí fue secreta.
 
Error, según el fallo, grave y que “afectó de manera directa los derechos fundamentales invocados por el actor y que originó el defecto imputado de indebida interpretación del reglamento interno”. 
 
Y por ello ordenó que, en un plazo no superior a 48 horas, la directora administrativa de la Rama Judicial, Celinea Oróstegui, y la presidenta de la Corte Constitucional, la magistrada María Victoria Calle, dispongan “lo necesario para que el ciudadano Alberto Rojas Ríos sea reintegrado como magistrado de la Corte Constitucional por el resto del período para el cual resultó elegido”. La sentencia, valga decirlo, fue remitida a la misma Corte Constitucional para un eventual estudio.
 
Rojas Ríos, cuestionado en su momento por un supuesto fraude a una señora, regresa a la Corte en momentos en los que este tribunal pasa por su peor momento en 23 años de existencia, debido al escándalo por un supuesto tráfico de influencias en el interior del Palacio de Justicia, que involucra, al parecer, al magistrado Jorge Ignacio Pretelt.