"Estamos civilmente casados"

En la diligencia, que duró cerca de cuatro horas, la juez le dio el calificativo de estado civil: casados, pero no bajo la figura de matrimonio.

“Estamos felices y civilmente casados” manifestó visiblemente emocionado Gonzalo Ruiz Giraldo después de que la juez 67 penal municipal realizara la diligencia de formalización de su unión sentimental con Carlos Hernando Rivera Ramírez.  

Tras cerca de cuatro horas, la juez les dio a los dos hombres el calificativo de estado civil:"casados", sin embargo no determinó la unión como un "matrimonio".

La funcionaria judicial le informó a la pareja que desde este momento están civilmente casados y gozan de una serie de beneficios jurídicos frente a la ley, sin embargo “se les explicó que no puede ser matrimonio porque esa figura de autoridad no está conformada”.

El acto se realizó en presencia de dos testigos y un representante de la Procuraduría General, órgano que presentó dos recursos de nulidad y de reposición frente a la decisión emitida el pasado dos de julio.

En medio de una multitud que aplaudía a la feliz pareja, ellos aseguraron que es un paso gigante para la inclusión de su comunidad, tras el proceso que duró cinco años para formalizar su unión. 

El abogado Germán Rincón Perfetti, defensor de los derechos de los homosexuales, indicó que lo registrado este miércoles es un hecho histórico y paso fundamental en la lucha por la igualdad de las parejas del mismo sexo.

"Esta pareja tiene el estado civil de casados y tienen todos los derechos que estaban pidiendo. Esto es un avance gigantesco y estamos celebrando este fallo. La juez le otorga todos los derechos solamente queda pendiente el nombre de matrimonio”, indicó.

En este sentido el jurista aseguró que el tema de la adopción de niños no fue debatido por la juez en la audiencia. “Le dio el estado civil pero no usó la palabra matrimonio”, indicó.

¡Llegaron los novios!

Acompañados por un numeroso grupo de personas, Gonzalo Ruiz y Carlos Rivera llegaron a los juzgados civiles ubicados en el centro de Bogotá a la cita fijada por el juzgado 67 civil municipal para formalizar su unión después de 20 años de relación.

Faltando 10 minutos para las 10 de la mañana, los dos hombres se presentaron elegantemente vestidos de trajes azul y gris ante la funcionaria judicial que el pasado 2 de julio emitió el auto para la formalización.

"Venimos es a que nos casen", manifestó la feliz pareja en medio de aplausos y voces de rechazo frente a un hombre que ubicó una pancarta atrás de ellos que rezaba que el matrimonio era entre un hombre y una mujer.

El pasado 21 de junio la pareja hizo la solicitud formal ante el Juzgado 67 y un mes después recibió la alentadora noticia que habían esperado desde 2011, cuando la Corte Constitucional dio dos años para legislar el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Como eso no ocurrió, porque el proyecto de ley se hundió en el Senado al tener 51 votos en contra y 17 a favor, se determinó que los juzgados y notarías tendrían el deber de casar a las parejas de la comunidad LGBTI.

“Tenemos los mismos derechos”

En medio de una lluvia de arroz y canticos aclamando la unión, la feliz manifestó que la juez les explicó los alcances de esta unión. “No dijo la palabra matrimonio, dijo civilmente casados con todos los derechos del matrimonio”.

A partir de hoy, según la feliz pareja, deben ser vistos como conyugues frente a una sociedad que después de una lucha intensa ha cambiado su pensamiento frente a las uniones de las parejas del mismo sexo.

“Somos católicos apostólicos y romanos. Tenemos principios y valores”, aseguró Gonzalo quien prefirió no hace ningún comentario sobre la posición presentada por la Procuraduría General para, según él, “no aguar la fiesta”.

Y es que después de 20 años de relación y una búsqueda intensa de cinco años para formalizar la relación lo único que importa ahora es su felicidad y las ganas de celebrar este triunfo con sus familiares y seres más queridos y cercanos.

“Como no sabíamos que nos iban a casar entonces no dejamos preparado nada, la celebración es el lunes. Entonces nos vamos a reunir la próxima semana”, aseguró la pareja mientras caminaban por las calles del centro de Bogotá en medio de cámaras que no dejaban de tomarles fotos y curiosos que no dejaban de mirarlos.

Gonzalo y Carlos tienen planeado pasar su luna de miel en La Habana, Cuba, un lugar al que siempre han querido ir “y que mejor momento para celebrar este momento tan especial”.

Los opositores

Luigi Parra, miembro de la Fundación 1 hombre + 1 mujer consideró que la figura de matrimonio únicamente puede aplicarse a las parejas heterosexuales "puesto que así está establecido en la Constitución".

"Cambiar la figura del matrimonio para parejas homosexuales trae consecuencias en el tema de la educación sexual, psicológicas, sociales y económicas", precisó el opositor de la diligencia de solemnización que se va a realizar este miércoles.

Para Parra lo mejor para la sociedad es que la figura del matrimonio siga como está establecida, hecho por el cual han presentado una serie de recursos jurídicos para anular y reponer este matrimonio.