Tras la frustrada aceptación de cargos

Exfiscal Moreno reconoce que solamente recibió tres mil dólares del exgobernador de Córdoba

Pese a que aceptó cargos el exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía aseguró que la versión sobre la petición de 10 mil dólares es un invento del abogado Leonardo Pinilla y el exgobernador Alejandro Lyons.

Luis Gustavo Moreno le hizo una oferta al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyon Muskus que no pudo rechazar. El entonces jefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General le propuso obstruir las investigaciones que se adelantaban en su contra por graves hechos de corrupción en el departamento, entre los que se encontraban irregularidades en la ejecución de millonarios contratos, el uso indebido de las regalías y el denominado "cartel de la hemofilia".

Todo esto a cambio de una suma de dinero. Moreno le manifestó que tenía la estrategia establecida para beneficiar al exmandatario departamental en sus investigaciones entregando información privilegiada para que diseñara su estrategia de defensa, restándoles credibilidad a los testigos citados en los procesos y poniéndoles una carga a los fiscales que adelantaban las pesquisas para entorpecer las investigaciones.

La Fiscalía General señaló que a finales el año pasado buscó al abogado Leonardo Pinilla, conocido con el sobrenombre de ‘Porcino’ para que lo contactará con Lyons para realizar la oferta. Fueron varios encuentros en los que se manifestó la estrategia que beneficiaría al exgobernador. Uno de esos encuentros se adelantó a finales de febrero en el apartamento del exmandatario en el norte de Bogotá.

“En esa reunión usted le dijo al señor Lyons que dos señores de apellidos Henao y García eran testigos que tramitaban un principio de oportunidad, y dentro de la colaboración declararían en su contra, e indicó que tenía acceso a las declaraciones rendidas por ellos. Además de información confidencial de ese caso que le ayudaría con su estrategia de defensa, restándole credibilidad a los testigos”, explicó el fiscal delegado ante la Corte Suprema, Fabio Espitia. 

Por la copia de las declaraciones le exigieron al exmandatario 100 millones de pesos y una suma adicional para ayudarles directamente con el proceso con la elaboración de una estrategia de defensa.  El 15 de marzo de 2017, se realizó un comité técnico-jurídico de seguimiento a los casos priorizados dentro de la estrategia ‘Bolsillos de Cristal’ en el que se hizo mención a la presunta participación de Lyons en las irregularidades en la contratación de dos obras.

Los hechos materia de investigación tenían relación con la obra ‘Puente Valencia’ y una posible atribución al exgobernador por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y peculado por apropiación. Cinco días después se adelantó otro comité técnico en el que se reseñó la irregularidad en el contrato para la renovación del Coliseo ‘Happy’ Lora en la ciudad de Montería, y en el que también estaría vinculado Lyons.

El día 9 de mayo de 2017 el fiscal General, Néstor Humberto Martínez anunció públicamente la decisión de citar a audiencia de imputación de cargos al señor Alejandro Lyons Muskus por 20 delitos relacionados con los recursos provenientes de las regalías. “Desde al menos el 11 de abril de 2017 y hasta el 5 de junio de 2017 usted suministró a los medios de comunicación información relacionada con Lyons procedente de los casos que se adelantaban en contra de Henao, con la finalidad de presionar el pago de dinero”.

La entrega de los 3 mil dólares

El fiscal del caso explicó que “con miras a concretar la cuantía de los dineros ya exigidos y el grado de colaboración ilícita que usted prestaría, Pinilla y Lyons mantuvieron comunicaciones que fueron encriptadas por el servicio de mensajería del celular y guardadas por el señor Lyons y se pactó una reunión en Miami”. Esto debido a que el exgobernador se encontraba en esa ciudad desde finales de mayo.

El 12 de mayo la Fiscalía General recibió información de las exigencias de dinero que Moreno le estaba haciendo al Lyons. Hecho por el cual se designó a un fiscal para adelantar la investigación, además de solicitar información a las autoridades de los Estados Unidos. El 26 de mayo el abogado Pinilla se reunió con el exmandatario departamental. En el encuentro se le manifestó a Lyons que su captura era “casi inminente”.

“Pero que usted, doctor Gustavo Moreno arreglaría todo y que su estrategia era desacreditar a los testigos que estaban declarando en contra de Lyons”. El 15 de junio de 2017 se adelantó la reunión entre Moreno, Pinilla y Lyons en un hotel en Miami, sin embargo el encuentro fue monitoreado y grabado por agentes de la DEA.

“En esa reunión usted le dijo a Lyons que podía evitar que fuera investigado dentro de las indagaciones relacionadas con la construcción del coliseo ‘Happy’ Lora y el ‘Puente Valencia’ y en relación con las investigaciones que adelantaban la Fiscalía delegada ante la Corte, esto es hemofilia y regalías, mencionó su estrategia para desprestigiar a los testigos", explicó en la imputación de cargos Espitia.

“En esa misma reunión Lyons le pidió que se concretara el monto de los dineros ya exigidos como contraprestación a lo cual usted le indicó que lo tratara directamente con Pinilla. Sin embargo, le pidió como adelanto 40 mil dólares que debían ser entregados antes de su retorno a Bogotá”. El 16 de junio de 2017 se reunieron los tres protagonistas de la historia en un centro comercial en Miami (Florida).

“Usted le dijo al señor Lyons que estaba saturando de tareas a los fiscales para distraerlos y así perder la atención de los casos que lo afectaban (…) Usted recibió de Alejandro Lyons un sobre que contenía 10 mil dólares de fondos oficiales americanos que habían sido fotografiados por la DEA. Quedando a la espera de otros 30 mil dólares para el día siguiente que no se realizó”. Todos estos movimientos fueron seguidos de cerca por las autoridades colombianas y estadounidenses.

En su intervención, Moreno aseguró que existían fallas de tiempo, modo y lugar en la explicación de la Fiscalía. Advirtiendo que él había sido presionado por Lyons Muskus y el abogado Leonardo Pinilla. Fue tanta la presión que terminó cayendo, hecho por el cual pidió excusas al país, a sus amigos y a sus familiares.