Exmagistrado Rodrigo Escobar Gil solicitará aplazar interrogatorio en la Fiscalía

Esto debido a que su abogado, Jaime Granados Peña, no se encuentra en el país.

El expresidente de la Corte Constitucional, Rodrigo Escobar Gil solicitará que se aplace el interrogatorio programado para el próximo viernes 13 de marzo en la Fiscalía General argumentando que su abogado no se encuentra en el país, hecho por el cual pedirá que se fije una nueva fecha.

En la misiva, que será radicada ante el despacho del vicefiscal General, se argumentará que su abogado Jaime Granados Peña salió del país para atender compromisos profesionales, hecho por el cual no puede asistir a la diligencia. (Ver ‘Sí, di papaya y fue una metida de pata’: Rodrigo Escobar Gil)

El exmagistrado fue citado en el marco de la investigación que se adelanta por la presunta entrega de 500 millones de pesos al togado Jorge Ignacio Pretelt Chajub para que gestionara el trámite de una acción de tutela presentada por la empresa Fidupetrol ante la Corte Constitucional.

Escobar Gil fungió como asesor judicial de la empresa, hoy en liquidación, en la presentación de dicha acción judicial. Igualmente habría asistido a un almuerzo en el que se le comentó al magistrado ponente del caso, Mauricio González Cuervo el caso en cuestión. Al evento también asistió Pretelt Chajub.

El exmagistrado reconoció que recibió honorarios por $200 millones de Fidupetrol en desarrollo de un contrato de asesoría jurídica que pretendía acompañar una tutela interpuesta por la Fiduciaria que buscaba tumbar un fallo de la Corte Suprema de Justicia que condenó a Fidupetrol al pago de $22.500 millones.

Se trata de la denuncia por presuntos hechos de corrupción más grave en toda la historia de ese alto tribunal. A pesar de que en su declaración de este lunes ante un fiscal, el abogado Pacheco trató de acomodar su versión y reversó las denuncias que les expresó de viva voz a los magistrados Mauricio González, Gabriel Mendoza y Luis Ernesto Vargas, la Fiscalía tiene muchas sospechas sobre este episodio y por eso citó cuanto antes a interrogatorio a Escobar Gil. 

En un primer término Pacheco aseguró que Jorge Pretelt le pidió $500 millones para favorecer a Fidupetrol con la tutela. Según su versión inicial, ese dinero fue pedido por Pretelt para hacérselo llegar al magistrado González, ponente del caso, porque él era el único que le hablaba al oído, y supuestamente le sería enviado a través de su exesposa, la abogada Marcela Monroy.

En palabras de Pacheco, el voto del magistrado Luis Guillermo Guerrero lo controlaba presuntamente Rodrigo Escobar Gil y por eso había que darle un millonario contrato de asesoría con Fidupetrol. Contrato que además fue firmado después de que la cuestionada tutela en la Corte Constitucional fuera seleccionada, lo que despertó las sospechas de los investigadores de la Fiscalía. En esa primera declaración, Pacheco aseguró, además, que Fernando Pretelt había sido también beneficiario de este entuerto.

No obstante, en su declaración ante la Fiscalía, este abogado barranquillero dio una versión exótica. Aseguró que lo que le dijo el magistrado Pretelt era que la tutela había sido seleccionada, que era necesario pagarle $500 millones a un jurista de peso como Rodrigo Escobar y que había que mandarles unos regalos a Marcela Monroy y a su hijo para que el magistrado González se sintiera complacido y fallara a su favor. Una versión que no creyó la Fiscalía pues le puso de presente a Pacheco la grabación de una conversación que tuvo el 2 de febrero pasado con el magistradoLuis Ernesto Vargas.

En ese audio quedó constancia de que Pacheco sí denunció que Pretelt le pidió $500 millones por la tutela. En la noche de este martes varios medios de comunicación divulgaron la grabación entre Pacheco y Vargas que confirma la denuncia que interpuso el magistrado Mauricio González ante la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes.

La Fiscalía pretende dilucidar cuanto antes el más grave escándalo de corrupción de esta alta corte. También buscará establecer si Escobar Gil cruzó la frontera de lo legal cuando le mencionó en un almuerzo al magistrado Mauricio González que en su despacho cursaba una tutela en la que él oficiaba como abogado, en hechos revelados por este diario en la edición del pasado lunes 9 de marzo. Escobar Gil le dijo a El Espectador que estaba tranquilo, aunque reconoció que haber acompañado al magistrado Pretelt a una entrevista con la periodista de El Tiempo María Isabel Rueda, fue “una metida de pata”.

Mucho más aún, haberle negado a Rueda en ese momento que sí era abogado de Fidupetrol. Un escándalo que cada vez toma unos ribetes más delicados. Tal como dijo el magistrado Luis Ernesto Vargas, “la Corte Constitucional está de luto” y su entierro lo ve toda Colombia en directo.