Farc secuestraron al general Alzate en caserío Las Mercedes, Chocó

El Espectador revela primeros detalles del secuestro, que habría sido fraguado con anterioridad, ya que la información de un integrante de las redes de apoyo de las Farc, habría sido clave para confirmar el desplazamiento del alto oficial a esa zona.

General Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Titán del Ejército.Tomada de ww.webinfomil.com

Oficialmente, las autoridades tratan de establecer el paradero del general Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Titán, secuestrado por guerrilleros del Frente 34 de las Farc, cuando se encontraba en el caserío Las Mercedes, ubicado a orillas del río Atrato.

Luego de la confirmación del secuestro, el Gobierno activó un enorme dispositivo de búsqueda. Ordenó movilizar toda la capacidad militar disponible: aérea, naval y terrestre. El alistamiento de medios de inteligencia aéreos y de operaciones especiales en tierra para dar con el paradero del general y de sus dos acompañantes.

Sin embargo, El Espectador tuvo acceso al reporte de un militar que alcanzó a huir de las Farc. Según ese informe, hacia las tres y media de la tarde de este domingo, el general Alzate solicitó un bote para realizar un desplazamiento por el río Atrato. La embarcación fue autorizada y se designó a un soldado para pilotearla.

Pero el alto oficial no viajaría solo. En la embarcación se movilizaban el General Alzate Mora; el Capitán Jorge Rodríguez Contreras y la abogada Gloria Urrego, quien se desempeña como coordinadora de Proyectos Especiales de Ejército para el departamento del Chocó.

Según el informe, el uniformado que iba piloteando la embarcación recibió la orden del general Alzate de que se dirigiera río abajo, pero antes de llegar al sitio conocido como Las Mercedes, el soldado le advirtió al alto oficial de que se encontraban en zona roja, por la alta presencia de guerrilleros. Sin embargo, Alzate le ordenó que continuara con la ruta indicada.

Hacia las cuatro de la tarde llegaron a su destino: Las Mercedes, un caserío en el que el alto mando militar ordenó detenerse para descender del bote junto con sus acompañantes.

Cuando estaban ya en el interior de la comunidad, los militares y la abogada fueron sorprendidos por guerrilleros del Frente 34 de las Farc, los cuales salieron de las casas y tomaron inmediatamente como rehén al general, a quien procedieron a requisar, a pesar de que vestía de civil, dicen los primeros reportes. 

Cuando los guerrilleros notaron la presencia del soldado encargado de pilotear la embarcación -quien permanecía en el bote-, intentaron igualmente retenerlo, pero éste alcanzó a huir del lugar y alertar sobre lo sucedido.

Fuentes de inteligencia del Ejército le contaron a El Espectador, que este plagio se habría fraguado con anterioridad, ya que la información de un guerrillero integrante de las redes de apoyo de las Farc, habría sido clave para confirmar el desplazamiento del alto oficial a esa zona. Asimismo, planearon con anterioridad su vestimenta, ya que según lo confirmó el propio Ministro de Defensa, los subversivos estaban de civil al momento de la retención. 

El general Rubén Darío Alzate quien actualmente se desempeña como comandante de la Fuerza de Tarea Titán del Ejército en el departamento del Chocó -la cual fue activada en enero pasado con participación del presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón (foto)- es el oficial de más alto rango secuestrado por las Farc, pues el general de la Policía Luis Herlindo Mendieta, que fue hecho cautivo por esa guerrilla en 1998 y liberado doce años más tarde, era entonces coronel y fue ascendido a general durante su secuestro.

Entre las funciones principales de la Fuerza de Tarea Titán están combatir la inseguridad y la ilegalidad en 22 municipios del Chocó y en dos poblaciones del departamento de Antioquia, así como efectuar operaciones contra el avance de la guerrilla y las bandas criminales.

Pese a las negociaciones de paz que el Gobierno adelanta en La Habana, y a que en febrero de 2012 las Farc anunciaron que no iban a volver a secuestrar, esta semana confirmaron el plagio de dos soldados del Ejército pero que negociarían para liberarlos.