En firme facultad de la Fiscalía para solicitar vigilancia y seguimiento a personas

La Corte Constitucional consideró que no se estaba vulnerando el derecho a la intimidad.

La Sala Plena de la Corte Constitucional declaró exequible el artículo 54 de la ley 1453 de 2011 (reforma al código de procedimiento penal) en el cual se establece vigilancia y seguimiento de personas cuando el fiscal tenga motivos razonablemente fundados.

El alto tribunal determinó que la ley no vulnera los derechos de los ciudadanos al utilizar los videos captados por las cámaras de seguridad y vigilancia en los procesos penales, rechazando así los argumentos presentados por el demandante.

En este sentido el ente investigador y acusador podrá continuar con su potestad para hacer uso de estas grabaciones, eso sí, bajo una justificación razonable en aras de agilizar la investigación que se esté adelantando en ese momento para establecer la celebración de un delito.

En el debate jurídico se determinó que no se está vulnerando el derecho a la intimidad de las personas. Sin embargo, si se estableció un límite de tiempo para que la Fiscalía General tenga acceso a esta información, si en un año no se obtienen resultados en el caso en cuestión se cancelará la orden de vigilancia, con la advertencia que si existen motivos se pueda reactivar.

En este sentido, el mismo código establece, que cuando se tengan motivos razonables para inferir que existe necesidad para obtener esa información. En ese momento se autorizará el seguimiento pasivo por un tiempo determinado.

Ante esta decisión la Fiscalía General podrá continuar tomando fotografías, filmando videos y realizando “todas las actividades relacionadas que permitan recaudar información relevante a fin de identificar los autores o partícipes de un delito, las personas que lo frecuentan, los lugares a donde asiste y aspectos similares”.