Fiscalía abrió investigación por irregularidades en licencias ambientales en El Quimbo

El ente investigador busca establecer si se presentaron fallas que conllevaron a un daño ambiental en el embalse de Betania.

La Fiscalía General abrió investigación formal por las presuntas irregularidades que se habrían presentado en la entrega de licencias ambientales para la construcción de la hidroeléctrica de El Quimbo. La Unidad Anticorrupción inició la recolección de elementos materiales probatorios.

El ente investigador busca establecer la validez de las denuncias presentadas por un grupo de ambientalistas y habitantes de la zona que manifestaron que se presentaron falencias en los permisos entregadas por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla). Así como fallas en la vigilancia y control de la construcción de este millonario proyecto.

Estas irregularidades, según la denuncia, generaron un daño ambiental sin precedentes en la región, principalmente en el embalse de Betania. Los investigadores asignados iniciarán la recolección de elementos materiales de prueba, entre los que se encuentran los documentos oficiales, los testimonios de las personas que tuvieron vinculación con el proceso de las licencias y los denunciantes.

El pasado 8 de enero, al resolver una acción de tutela presentada por el Ministerio de Minas, el juzgado tercero penal del circuito especializado de Neiva ordenó “la generación inmediata de energía” de la hidroeléctrica de El Quimbo. La decisión es temporal mientras el Tribunal toma una decisión de fondo.

En el fallo se le ordenó a la Empresa Generadora y Comercializadora de Energía (Emgesa) reabrir temporalmente el proyecto hidroeléctrico “como medida transitoria y hasta que el Tribunal Contencioso Administrativo del Huila declare de fondo sobre el levantamiento o no de la medida cautelar”.

En la decisión consideró que "en aras de evitar una mayor catástrofe ambiental y un perjuicio de naturaleza irremediable, como quiera que la ausencia de oxígeno en el agua empozada en el embalse con el paso del tiempo general descomposición de la materia orgánica".

Agrega que esto ocasiona una "grave afectación en general al medio ambiente y en concreto a los peces de la represa de Betanía en donde se desarrollan importantes empresas piscícolas de la región generándose total menoscabo económico a las mismas, además del perjucio económico de la Nación por la no generación de energía eléctrica".

En la acción judicial, coadyuvada por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, se manifestaba que el agua empozada incrementaría la mortandad de peces “debido a la pérdida de oxígeno” y la acumulación de ácido sulfúrico, amoníaco y nitritos. El Quimbo genera 2.216 gigavatios por hora al año.