La grabación que dejó Walid Makled