Indígenas insisten en no dejar capturar a Francisco Rojas Birry

Según la Onic, el hecho de querer juzgarlo con su legislación no busca impunidad.

Francisco Rojas Birry, expersonero de Bogotá condenado el viernes a 8 años de prisión por enriquecimiento ilícito y a quien la justicia quiere detener, seguirá bajo custodia de la guardia indígena, que busca juzgarlo bajo sus leyes.

"No es que los indígenas estén en contra de la justicia, pero lo que buscamos es que Rojas (que pertenece a la etnia embera) pueda ser juzgado por la justicia indígena, que si lo encuentra culpable, lo sancionará según sus leyes y costumbres", explicó el consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), Luis Evelis Andrade.

Andrade precisó que 15 miembros de la guardia indígena seguirán "por el tiempo necesario" custodiando la vivienda en Bogotá de Rojas Birry, a quien las autoridades buscan capturar para que cumpla la pena a la que fue sentenciado por un juez de la capital.

La Onic interpuso una demanda ante el Consejo Superior de la Judicatura buscando que le sea reconocida su jurisdicción para juzgar a Rojas. Según Andrade, "el proceso investigativo será conocido por el Consejo de Justicia de la Asociación de Cabildos indígenas del Chocó, Asorewa, bajo los principios de equidad, justicia y los usos y costumbres del pueblo embera".

Rojas, quien fue personero de Bogotá entre 2008 y 2011, fue sentenciado este viernes a 8 años de cárcel acusado de recibir 200 millones de pesos de parte de directivos del Grupo DMG, que estafó a miles de colombianos a través de captaciones ilegales de dinero, para financiar su campaña.

En su momento Rojas señaló que ese dinero lo había recibido a título de préstamo y que los invirtió en su campaña, pero en las investigaciones la Fiscalía logró probar que el indígena no registró ese dinero en libros contables para ocultarlo.

El pasado 22 de febrero, la Procuraduría General de la Nación lo inhabilitó por 12 años para ejercer cargos públicos por conflicto de intereses, pues no se declaró impedido para actuar cuando las autoridades realizaron operativos contra el Grupo DMG.

Rojas Birry, abogado de profesión, fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente que reformó la Constitución de 1886, concejal de Bogotá y congresista por un movimiento indígena.