Informe sobre conflicto colombiano es el primer paso a la verdad: Santos

Según el Centro de Memoria Histórica, 220.000 colombianos han muerto en 55 años de violencia.

Cortesía Presidencia

El informe del Centro Nacional de Memoria Histórica sobre el conflicto armado colombiano presentado este miércoles es "un primer paso", pero la "hora de la verdad" llegará cuando se le ponga fin, manifestó el presidente Juan Manuel Santos.

El documento, que recoge en 430 páginas las cifras y dinámicas de la confrontación armada y sus víctimas entre 1958 y 2012, supone para el mandatario sólo un primer paso, porque "el conflicto aún no ha terminado y es con el fin del conflicto que llegará la hora de la verdad".

El presidente recibió el informe de manos del director del CNMH, Gonzalo Sánchez, y a su vez lo entregó a dos de las numerosas víctimas de la violencia en un acto celebrado en el Patio de Armas de la Casa de Nariño, como lo establecía la Ley 975 de 2005 (de Justicia y Paz) que ordenó la elaboración del documento.

"Este trabajo es un paso claro hacia el esclarecimiento de la verdad, un aporte a los derechos de las víctimas y a la construcción de la memoria colectiva", agregó Santos, que reconoció las dificultades que presentará para el país afrontar algunas realidades de su historia reciente.

Santos reafirmó su compromiso con la paz a través de sus políticas sociales y del diálogo que delegados de su Gobierno sostienen en La Habana con negociadores de las Farc desde hace ocho meses.

"El esfuerzo que estamos haciendo por la paz es masivo", agregó.

El presidente anunció su disposición a acatar las recomendaciones que los responsables del informe le hicieron al Estado, como el fortalecimiento de las instituciones, la lucha contra la impunidad, apoyada no sólo en el derecho penal, y a hacer examen de conciencia dentro de su actuación en el conflicto.

"Hay un tema que supone otra de esas verdades 'incómodas' a las que también se les está haciendo frente", dijo el mandatario al referirse a los "casos de connivencia de los organismos del Estado con grupos armados ilegales y la omisión de la Fuerza Pública en algunas etapas del conflicto armado interno".

"El Estado debe investigar y sancionar estas conductas para cumplir con los derechos a la verdad y la justicia de las víctimas", exhortó.

Por último, afirmó: "debemos concentrarnos en reconocer a las víctimas y en satisfacer sus derechos a través de una estrategia integral de justicia transicional que permita al mismo tiempo el logro de la transición hacia a la paz".