Carlos Ardila y Wilson Ruiz son los que más suenan por ahora

La Corte Constitucional está urgida de magistrados

Fuentes dentro de la Corte expresan preocupación ante la posibilidad de que el alto tribunal se llene de magistrados con trayectoria política, no jurídica.

A la izquierda, Wilson Ruiz, exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura. A la derecha, Carlos Ardila Ballesteros, excongresista del Partido Liberal. Archivo

Para la Corte Constitucional, elegir a los cuatro magistrados que faltan es un asunto de urgencia. Ya se los dijo en público el vocero del alto tribunal, el jurista Luis Guillermo Guerrero, al presidente Juan Manuel Santos y a la Corte Suprema. Un jalón de orejas en vano, por demás, porque hasta ahora, la Corte Suprema ya va quedada en su tarea y aún no da luces de que escogerá candidatos pronto; y el plazo para la Presidencia está a punto de vencerse.

Es un tema de importancia absoluta. En este momento, la Corte Constitucional está tomando decisiones trascendentales para el país y lo está haciendo con tres magistrados encargados, que son Aquiles Arrieta, Iván Escrucería y José Antonio Cepeda. Tres hombres con una hoja de vida sólida, profesores universitarios, y que además conocen muy bien los asuntos de la Corte, porque han sido magistrados auxiliares durante más de 10 años. Cepeda, incluso, lleva 20.

La discusión, sin embargo, no está centrada en la calidad de quienes hacen los reemplazos, sino en el incumplimiento de quienes tienen el deber de seleccionar las ternas para que el Congreso elija. En el caso de la Corte Suprema, esta corporación debía elegir a los sucesores de Jorge Iván Palacio y Luis Ernesto Vargas, cuyos períodos terminaron el 28 de febrero pasado. No obstante, la Corte tuvo hace dos días Sala Plena y, a pesar de tener una lista con 42 personas elegibles desde octubre del año pasado, no hubo ternas.

La Presidencia, por su parte, tiene la tarea pendiente de armar las ternas para escoger los reemplazos de María Victoria Calle y Aquiles Arrieta. Calle, expresidenta de la Corte Constitucional, se retira de la corporación el próximo 21 de abril. Arrieta sustituye temporalmente a Jorge Pretelt, quien fue suspendido de su cargo en agosto del año pasado, luego de que el Congreso diera vía libre para que fuera llamado a juicio por la Corte Suprema. El período de Pretelt termina este 31 de marzo.

El Espectador ha hablado con fuentes de alta credibilidad cercanas tanto a la Corte Suprema como a Presidencia, en busca de conocer quiénes podrían estar perfilándose para las ternas. Con respecto a la Corte Suprema, donde ya tienen la lista de personas potencialmente elegibles, varias fuentes coincidieron en cuáles podrían ser los seis nombres que vayan al Congreso de la República: Carlos Ardila Ballesteros, Diana Fajardo, Álvaro Motta, Wilson Ruiz, Martha Castañeda y Luis Benedicto Herrera.

De ellos, sostienen las fuentes, al parecer quienes tienen más probabilidad de ser electos en el Senado son el santandereano Carlos Ardila Ballesteros y el vallecaucano Wilson Ruiz. El primero, un político purasangre: apoyó al exalcalde de Bucaramanga Alberto Montoya a principios de los 90; fue congresista; militó en el liberalismo de Galán, fue magistrado del Consejo Nacional Electoral en representación de Cambio Radical y es de la cuerda del vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Wilson Ruiz, conservador, empezó a aspirar a altos cargos hace casi 10 años, cuando quiso ser defensor del Pueblo. En ese entonces contaba entre sus amigos cercanos a Jorge Pretelt. Quiso, sin éxito, ser registrador nacional. A finales de 2012 fue elegido como magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, del que fue presidente, así como fue presidente de la Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial, desde donde pidió la renuncia de Pretelt. A la Judicatura llegó elegido por el Congreso y también fue asesor de la Comisión de Acusación; no se trata de un rostro desconocido para las personas que deberán tomar la decisión.

Personas muy cercanas a la Corte Constitucional, que prefieren omitir sus nombres para no poner en riesgo sus trabajos, han señalado su gran preocupación ante la posibilidad de que Ardila Ballesteros y Ruiz lleguen al alto tribunal. “La Corte Constitucional ha dado los debates más importantes para la sociedad colombiana en los últimos 20 años. Este tribunal requiere de magistrados de las más altas calidades, pero lo que se ve por los nombres que están sonando es que podría volverse un fortín político más”, señalaron

En Presidencia, el 27 de febrero pasado abrieron convocatoria para que se inscriban quienes creen que pueden ser magistrados y la fecha de cierre era justo ayer. Hasta ahora, seis nombres parecen llevarle la delantera a su competencia: Luis Fernando López Roca, Carlos Bernal Pulido, William Zambrano Cetina, Marino Tadeo Henao Ospina, Adriana Guillén Arango y María Margarita Zuleta González. Presidencia va con una tardanza menor que la de la Corte Suprema, pero igual va tarde: en 20 días ya se vence el período de Jorge Pretelt y no hay ni siquiera lista de elegibles.

Este es hasta ahora el panorama de la elección de magistrados de la Corte Constitucional. Mientras los magistrados de ese alto tribunal siguen pidiéndole al Gobierno y a la Corte Suprema celeridad, en ese alto tribunal se siguen discutiendo temas vitales para el país. Falta estudiar seis decretos más que se aprobaron por fast track, falta definir si el magistrado Alberto Rojas se queda o se va (hay una tutela pendiente), falta analizar la Justicia Especial para la Paz. La responsabilidad es enorme, así como la urgencia de que lleguen los magistrados titulares y de que quienes lleguen tengan las credenciales para ocupar tan altos cargos.