Publicidad
Judicial 12 Jun 2013 - 10:34 pm

Condenan al Estado por yerro del ente investigador

Por llamarse igual que un violador

Juan Carlos Varón fue detenido dos veces porque un hombre, que se llamaba igual que él, había abusado de una menor de edad.

Por: Juan Sebastián Jiménez
  • 39Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/llamarse-igual-un-violador-articulo-427427
    http://tinyurl.com/l6zp79a
  • 0

Por un error de la Fiscalía el Consejo de Estado acaba de condenar a la Nación a indemnizar a Juan Carlos Varón Varón, un hombre que por un yerro del ente investigador fue detenido dos veces; estuvo recluido casi un mes, tiempo durante el cual sufrió vejámenes y señalamientos; perdió su casa y su trabajo y durante años se vio con un estigma a cuestas: el de ser un supuesto violador de menores. La justicia lo había señalado de ser quien abusó de una menor el 1° de enero de 1999. Ese día una menor fue violada por un joven de 19 años, baja estatura, delgado y trigueño. Al denunciar el hecho la joven indicó expresamente que su agresor se llamaba Juan Carlos Varón y era primo de un amigo suyo. Con el nombre, y nada más, la Fiscalía inició sus investigaciones y sin tener plenamente identificado al acusado emitió una orden de captura el 19 de junio de ese año.

Juan Carlos Varón Varón desconocía de la orden de captura en su contra. Ese 1° de enero el hombre de 29 años de edad celebró con sus familiares el año nuevo y nunca pisó, siquiera, el barrio en el que cometió la violación contra la menor de edad, en Ibagué. El proceso en su contra continuó. Se recogieron varios testimonios y el nombre de Juan Carlos Varón salió a relucir varias veces. Sin embargo, la Fiscalía no hizo nada para confirmar, por lo menos, que el Juan Carlos Varón que tenía en la mira era la misma persona a la que se referían los declarantes. Apenas contaba con un documento de preparación de cédula. A pesar de ello, el 5 de noviembre de ese año le imputó cargos a un Juan Carlos Varón Varón ausente y le impuso la medida de aseguramiento.

No fue sino hasta el 7 de marzo de 2000 que las autoridades le notificaron al hombre del proceso en su contra. Él mismo fue a la Fiscalía y rindió su testimonio, al que agregó pruebas de que no tenía nada que ver con el hecho. De nada sirvió su declaración. Ese mismo día fue recluido. De acuerdo con el Consejo de Estado, en la cárcel Varón Varón "sufrió maltrato físico y moral por el hecho de ser tildado como violador, además se afectó notoriamente su estado anímico, se le aíslo de los demás reclusos por recomendación del mismo director, quien le manifestó que a los violadores en las cárceles les hacen lo mismo por lo que van o si corren peor suerte los matan".

Pero los reclamos de Varón hicieron eco en la Fiscalía, que el 21 de marzo de 2000 le pidió a la víctima que reconociera a su agresor entre un grupo de personas. La joven no reconoció a ninguno de los hombres que se le presentaron, incluyendo a Varón Varón. El hombre fue liberado inmediatamente y demandó al Estado por su detención injustificada. En fallo del 20 de junio de 2001 el Tribunal Administrativo de Tolima le dijo no a sus pretensiones porque, en su criterio, la detención había sido justificada. Y agregó que "no puede pretenderse la declaratoria de responsabilidad del Estado en cada evento de preclusión de la investigación a favor del acusado, pues ello sería tanto como aceptar que la Fiscalía no puede adelantar ninguna investigación, ya que los fiscales estarían atados de pies y manos y no tendrían autonomía ni independencia ni poder de instrucción para el esclarecimiento de los hechos".

El Tribunal no tuvo en cuenta los argumentos que durante el proceso dio la Procuraduría, que ya había dicho que con Varón Varón se había cometido una injusticia: a pesar de tener un sinnúmero de herramientas para confirmar la identidad del acusado, el ente investigador no había hecho la más mínima labor para ello. Podría haber confirmado con la víctima, con los testigos del hecho –uno de ellos primo del responsable y a quien el criminal le había confesado su responsabilidad apenas pocos días después de cometido el abuso– o con las mismas autoridades. Pero no lo hizo. Ni siquiera se dio a la tarea de ver si Juan Carlos Varón tenía homónimos en la ciudad de Ibagué.

Particularmente, al mes, Varón Varón volvió a ser capturado por este mismo crimen. La orden de captura en su contra no había sido cancelada. Tuvo que pasar otros cuatro días en la cárcel. Después de varios años su caso llegó al Consejo de Estado, que revocó el fallo del Tribunal y le dio la razón a Varón Varón. Aunque en el fallo del magistrado Carlos Alberto Zambrano no se redunda en los hechos –apenas se refiere que la esposa y la madre del hombre sufrieron varias crisis nerviosas por cuenta de este proceso– sí queda claro que Varón Varón sufrió un calvario por cuenta del yerro de la Fiscalía. Por ello el Consejo de Estado ordenó que se indemnizara a este hombre, víctima de un error que, sostiene, le arruinó la vida.

  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio