Los detalles del asesinato del conductor de la periodista Cecilia Orozco

En varias bolsas, encontradas en las localidades de Kennedy y Puente Aranda, se hallaron partes del cuerpo de Miguel Ángel Perdomo Corredor, desaparecido desde el domingo.

La Fiscalía confirmó este miércoles la muerte de Miguel Ángel Perdomo Corredor.

Lo que parecían hechos aislados, ocurridos en diferentes espacios y tiempos, se convirtieron en elementos que hacían parte de las extrañas circunstancias en las que se dio el asesinato de Miguel Ángel Perdomo Corredor, cuyo caso acaparó aún más los medios de comunicación por tratarse del conductor de Cecilia Orozco Tascón, directora de Noticias Uno y columnista de El Espectador.

Perdomo no aparecía desde la madrugada del domingo pasado. Ese día fue visto por última vez cuando estaba por tomar un bus que lo llevaría hasta su casa en el municipio de Soacha, Cundinamarca. Desde ese momento su paradero fue desconocido.

Tenía un jean, una camisa rosada a cuadros y una chaqueta negra. Con esa información, sus familiares armaron un afiche con una selfie de él, y pidieron la ayuda de los ciudadanos para encontrarlo. “Agradecemos su ayuda y colaboración”.

La noticia de su desaparición llegó a los medios este miércoles, justo cuando Bogotá amanecía con otra noticia escalofriante: trabajadores que recogían la basura en la localidad de Puente Aranda, operarios de Aseo Capital, se llevaron un gran susto cuando al echar las bolsas dentro del camión, una de ellas se abrió y dejó al descubierto partes de un cuerpo humano. (Lea: Trabajadores de aseo en Bogotá hallan cuerpo en bolsas de basura)

En la mañana ambas noticias eran construidas como información independiente, pero mientras avanzaba el día se fueron tejiendo las hipótesis que, finalmente, fueron confirmadas por la Fiscalía. No era una bolsa, sino tres, en las que se encontraba el cuerpo desmembrado de Perdomo Corredor. (Encuentran cuerpo sin vida del conductor de la periodista Cecilia Orozco)

La familia del hombre se dirigió a Medicina Legal y confirmó que se trababa de su ser querido, quien, dijeron, no había recibido amenazas ni tenía problemas con nadie. “Él vivía bien con todo el mundo, sus hijos estaban en Estados Unidos y estaba divorciado”, comentó su hermano Luis Perdomo.

Una voz no oficial señaló que el asesinato de Perdomo habría ocurrido el domingo, cuando encontraron dos de las bolsas. La otra fue hallada tres días después. “En unas estaban las piernas y en la otra, la cabeza”, dijo.

Sobre los hechos del domingo, Luis González León, director de fiscalías seccionales, explicó a los medios que el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía atendió una llamada en la que informaban sobre el hallazgo de unas bolsas con unos contenidos que necesitaban ser verificados. “Se traslada el CTI al barrio La Chucua, en la localidad de Kennedy, y se encuentra con dos bolsas cuyo contenido eran partes de un cuerpo desmembrado”, explicó el funcionario.

No hay nada claro en este caso que vuelve a encender las alertas, mucho más por la cercanía que el hombre tenía con una de las periodistas más reconocidas del país. Las autoridades empiezan a seguir los rastros para dar con los responsables y, sobre todo, para conocer las razones que llevaron acabar con la vida de Perdomo.