Madres de los falsos positivos de Soacha rechazan propuesta de Uribe de "alivio judicial" a militares

Calificaron como “terrible” la declaración hecha por el senador del Centro Democrático frente al otorgamiento de beneficios judiciales a militares.

No cayó para nada bien en las madres de los falsos positivos de Soacha la propuesta presentada por el senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez para otorgarles un “alivio judicial” a los miembros de la Fuerza Pública procesados y condenados por delitos relacionados en el marco del conflicto armado interno.

Para estas madres, cuyos hijos fueron presentados en 2008 como guerrilleros abatidos en combate en Ocaña (Norte de Santander) por el Ejército Nacional, esta propuesta es una ofensa para la memoria de sus seres queridos y un ataque directo en contra del clamor de justicia.

Para Luz Edilia Palacio, madre de Jáder Andrés Palacio, aseguró que el expresidente de la República no tiene la autoridad moral para hacer este tipo de propuestas. “Él está untado con la muerte de los falsos positivos de Soacha”. Consideran que se quiere proteger a los militares y excusarlos de cualquier responsabilidad penal.

“Los que hayan cometido errores que paguen y los que sean inocentes que salgan”, precisó con la voz entrecortada por lo que considera un nuevo intento para que este proceso quede en la más absoluta impunidad. “Nosotros las víctimas necesitamos una verdad, necesitamos justicia”.

Por su parte, Carmenza Gómez, madre de Víctor Fernando Romero, considera que no existe justicia en esta propuesta. Por años le han clamado a la justicia que condene a los responsables del asesinato de sus hijos y ahora se busca que se queden sin castigo. “Que nos respeten a las víctimas”.

“Fue a nuestros hijos a quienes nos mataron. Ahora Uribe qué salió a hablar, viejo corrupto, desgraciado. Él y Santos nos mandaron a matar a nuestros hijos”. Debido a esto piden respeto por sus hijos quienes fueron engañados con una oferta de trabajo y trasladados a Ocaña para asesinarlos.

Pese a que para este martes estaba programada la audiencia de sentido de fallo en contra del coronel Gabriel de Jesús Rincón Amado y otros 20 militares la misma tuvo que ser reprogramada debido a que uno de los abogados presentó excusa médica.  La dilitencia judicial quedó fijada para el próximo 16 de noviembre.