Magistrado Luis Ernesto Vargas lanza "pulla" al Congreso por no haber regulado la eutanasia

El magistrado dijo que a pesar de que la Corte se pronunció sobre la materia hace 19 años, el legislativo no ha asumido lo que le encomendó en esta sentencia

Durante la conferencia "derecho fundamental a morir dignamente", realizada en el marco del XI Encuentro sobre la Jurisdicción institucional, el magistrado de la Corte Constitucional, Luis Ernesto Vargas, se refirió a la falta de celeridad del Congreso de la República a la hora de reglamentar la eutanasia en Colombia.

El magistrado señaló que la sentencia C-239 de 1997 no sólo permitió la eutanasia en casos de pacientes enfermos terminales y que manifestaran su voluntad de morir, sino que además exhortó al Congreso para que hiciera la normativa que regulara ese derecho. "No obstante, pasaron 18 años y el Congreso aún no había tramitado ninguna iniciativa legislativa en ese sentido", señaló Vargas.

Esto, dijo, llevó a que el alto tribunal emitiera una segunda sentecia al respecto. "Las normas constitucionales, la aplicación de los derechos fundamentales, no puede supeditarse a que el legislador regule estos principios",  precisó.

Por su parte, el ministro de Salud, Alejandro Cárdenas, otro de los invitados al panel de conferensistas, dijo que tal vez la ausencia de legislación respecto a la eutanasia se debe a que, al ser elegidos por las mayorías y al tratarse de un tema que aún divide fuertemente a la sociedad, "no pueden" pronunciarse.

"En estos temas polémicos, muchas veces los desacuerdos en el mismo Congreso, que representa a la sociedad, no dejan que el legislador avance", refirió Gaviria. Además, dijo que en el tema de la eutanasia aún quedan algunas áreas grises que la Corte y eventualmente el Congreso, deberá atender.

"¿Qué pasa en el caso de un menor de edad? En este momento no pueden atenderse, ¿qué pasa si la persona, por su estado, no puede expresar su consentimiento expreso, su firma? ¿y con aquellas que sufren de enfermedades degenerativas no terminales, que hoy no pueden acceder a la eutanasia en el país?", expresó el funcionario.

Gaviria dijo que desde la expedición de la sentencia T- 970 de 2014, que dictó órdenes concretas a la cartera que él dirige para permitir el acceso a la eutanasia de quienes la solicitaran, se han practicado nueve eutanasias legales en el país.

El ministro también lanzó dardos sobre la forma cómo la entidades prestadoras de salud han entendido el tratamiento de las enfermedades terminales. "Un estudio demostró que el 80% de los individuos quieren morir en su casa rodeados de su familia, pero solo el 24% lo hace. ¿Será que la ciencia está tan centrada en avanzar, en hacerse cada vez más sofisticada, que está ignorando los deseos de las personas?", cuestionó al auditorio.

Con el ministro Gaviria y el magistrado Vargas compartió escenario el caricaturista Julio César González Quinceno, "Matador", cuyo padre fue la primera persona en el continente en realizarse una eutanasia legal, en 2015. "Mi papá nos abrió la puerta a todos nosotros", dijo.

La única invitada al panel que se opuso a la eutanasia fue Nubia Leonor Posada, presidenta de la Fundación Colombiana de Ética y Bioética. La médica planteó que la decisión que toma una persona de aplicarse la eutanasia es para huir del dolor y que este tipo de elecciones nacen de las áreas más básicas y primitivas del cerebro, y no desde el neocortex, la parte del cerebro más evolucionada y la que se encarga de las decisiones autónomas.  A estas afirmaciones, "Matador" respondió que: "El dolor no conoce de ética, ni de leyes, ni de nada. El dolor sólo conoce la necesidad de calma".