"Magistrado Pretelt busca aprovecharse del caso Colmenares"

La defensa de Laura Moreno y Jessy Quintero rechazaron los señalamientos presentados por el expresidente de la Corte Constitucional frente a una presunta presión para seleccionar una acción de tutela.

Los abogados defensores de Laura Moreno y Jessy Quintero rechazaron los señalamientos presentados por el magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt Chaljub frente a las presiones que habrían existido para la selección de una acción de tutela presentada ante el alto tribunal a finales del año pasado por el denominado caso Colmenares. 

En un comunicado de dos páginas, los juristas aseguraron que con estos señalamientos el expresidente de la Corte Constitucional busca desviar “todo el debate ético y jurídico” en que se ha visto envuelto tras la denuncia presentada por la presunta solicitud de 500 millones para facilitar la selección de una acción de justicia presentada por la empresa Fidupetrol.

“Lo que busca el señor Pretelt, sin duda ninguna, es aprovecharse del ‘Caso Col emanares’ por su alto impacto mediático y que aún está en etapa de resolución, para confundir a la opinión pública respecto a los serios cuestionamientos de que es objeto en otras instancias”, precisa uno de los apartes del documento.

Para los abogados defensores, este tipo de señalamientos ha vulnerado la presunción de inocencia de las procesadas. Ante esto señalaron que están en todo su derecho de presentar las acciones judiciales que consideren necesarias cuando se crea que se le están vulnerando los derechos procesales.

“Ninguna de las tres tutelas presentadas por estos defensores ha sido seleccionada, por lo tanto tampoco revisada por esa alta corte; no obsta decir que asiste a todo colombiano. Pretender presentar como irregular e incluso delictivo el solo hecho de que una tutela sea seleccionada para su revisión, no solo es flagrante ignorancia jurídica sino calumnia adicional a cuantas han padecido Laura y Jessy en este caso”, precisa.

Ante esto se rechazaron los señalamientos hechos por el magistrado Pretelt Chaljub el pasado 27 de marzo cuando aseguró que su compañero Luis Ernesto Vargas Silva lo había presionado para seleccionar la tutela que buscaba que el nombre de Laura Moreno fuera borrado del fallo absolutorio emitido por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá por el caso Colmenares.

“Desconocemos las razones jurídicas que haya tenido algún magistrado de la Corte Constitucional para haber solicitado, si así fue, la selección de una de las tutelas presentadas por nosotros”, precisaron los abogados en el documento de ocho puntos en el que se calificó como “calumnioso” el dicho del magistrado.

“Nadie de la defensa de Laura y Jessy ha acudido a las oficinas de magistrados de la Corte Constitucional ni ha tenido reuniones en recintos privados para discutir, solicitar, plantear o insinuar determinadas decisiones del resorte de esa Corporación en relación con este caso”, indicó. Asegura que el hecho de “vecindad” entre el magistrado Vargas Silva y el papá de una de las procesadas no es motivo de inhabilidad ni es un acto irregular.

“¿Debería entonces decirse que la muy evidente relación de amistad, compadrazgo social y regional de la familia Pretelt Chaljub con una de las partes procesales, hubiese sido motivo legal para que el cuestionado magistrado Jorge Pretelt se declarara impedido cuando se planteó la selección de una de nuestras tutelas? En lugar de ello, el señor Pretelt se opuso, con manifiesto apoyo a la posición de una de las partes como lo señala él mismo en su comunicado del pasado viernes 27 de marzo”, señala la comunicación.

Finalmente se cita el hecho que existen varias denuncias presentadas contra el magistrado Pretelt por presuntamente “entorpecer la justicia”, puesto que habría presionado para la revisión de cerca de 37 acciones de tutela. “Seguiremos sometido, como lo hemos hecho, a la autoridad de justicia, nunca a la maledicencia, el chisme y las versiones sin fundamento que, lastimosamente, han rodeado este proceso vulnerando día a día presunción de inocencia de nuestras defendidas”.