Mujeres cocaleras de todo el país se reúnen para diseñar propuestas de sustitución

Al menos 100 mujeres discutirán sobre los problemas con los que convive el agro colombiano y los apartes que toca el Acuerdo de Paz en referencia a los cultivos de uso ilícito.

El poder adquisitivo de las mujeres cocaleras es otro de los focos del debate.El Espectador

Este 18 de marzo, en Puerto Asís (Putumayo), termina un encuentro internacional de mujeres cocaleras, en el cual esta población de diversos lugares del país estará discutiendo sobre lo qué ha significado la hoja de coca en sus vidas: qué les ha facilitado, qué problemas han tenido y cómo van a enfrentar la sustitución de cultivos que se encuentran pactados en los Acuerdos de Paz con las Farc.

Luz Caicedo, integrante de la Corporación Humanas, una de las organizaciones que participan en este encuentro, manifestó que las mujeres que cultivan coca han hecho un trabajo en un contexto caracterizado por la exclusión y la dificultad para poder dedicarse a los cultivos lícitos debido a que no hay vías de comunicación ni políticas para los cultivadores con las instituciones del Estado.

Este encuentro, en el que participarán más de 100 mujeres de todo el país, también se está discutiendo sobre el poder adquisitivo con el que cuentan las mujeres que habitan en zonas rurales. “En general, son los hombres los que manejan el dinero del hogar y los que determinan los gastos. Sin contar con las extensas jornadas que debemos cumplir sin poder ganar dinero”, relató Caicedo.

En el lugar se está contando con la presencia de invitadas internacionales de países como Bolivia, para conocer cómo ha sido la participación de las mujeres en el proceso de sustitución de cultivos en Bolivia."En ese proceso se produjo un cambio en la percepción que se tiene sobre la hoja de coca. Ahora se observa como un bien ancestral y que no debe ser destinado productos de uso ilícito, sino para productos como aromáticas, harinas, entre otros”, manifestó Caicedo.

En el encuentro, en el que las mujeres cocaleras podrán escucharse y aprender de diversas experiencias del país y de Bolivia, podrán aprovechar para “discutir las oportunidades que les da el Acuerdo de Paz”, señalaron los organizadores. “Queremos aprovechar que en el Acuerdo de Paz quedó claramente establecido que las mujeres somos participantes activas de la construcción de posconflicto y que también somos participantes activas y decisivas en la determinación de los planes de desarrollo que van a sustituir los cultivos ilícitos”, afirmó Caicedo.