Natalia Ponce mostró su rostro por primera vez y habló de su renacimiento

Asistió a un evento en el que se promulgó la Ley que endurece las penas y protege a las víctimas de ataques con ácido.

Este lunes durante un emotivo discurso, Natalia Ponce de León, mostró su rostro por primera vez y habló de su renacimiento, luego de haber sido víctima de un ataque con ácido el pasado 27 de marzo del 2014.

El acto de promulgación se realizó en la Casa de Nariño y contó con la participación de víctimas de ataques con químicos y congresistas que promovieron la medida.

En su intervención Natalia aseguró que en el renacimiento que está viviendo quiere dedicar su vida a  “hacer realidad algo que necesitamos urgente en Colombia y es una unidad de atención para quemados acorde a las necesidades de nuestro país”.

Hizo además un llamado a los colombianos para que haya un “trabajo conjunto desde cada uno de sus ámbitos para que quienes seamos víctimas podamos reintegrarnos lo más pronto posible a la sociedad y que se dé la atención adecuada (…) trabajemos juntos para que podamos hacer de Colombia un país más justo y más grande”, dijo Natalia Ponce.

Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos felicitó a Natalia por su fortaleza y afirmó que se necesitan más ciudadanos como la joven víctima de ataque con ácido que “hoy nos da un ejemplo maravilloso. Esas palabras que leyó no fueron simples palabras escritas. Son palabras que muestran su coraje”.

Explicó que la norma, conocida como Ley ‘Natalia Ponce’, combina medidas penales, de salud y de integración de enfoques para enfrentar, de la mejor forma posible, este tipo de conductas criminales.

“La Ley es una realidad ya que la pena para los responsables de ese delito sube de 150 a 240 meses de prisión si la conducta es simple; de 251 a 360 meses de prisión si el ataque causa deformidad o daño permanente en la víctima; y se aumenta la pena hasta en una tercera parte si la conducta conlleva deformación del rostro”.

Dicha ley clasifica este tipo de ataque como un delito específico e incluye las sustancias corrosivas dentro del delito de tenencia, fabricación y tráfico de sustancias peligrosas, para atacar a toda la cadena delictiva.

Así mismo,  establece que no habrá concesión de beneficios para quienes cometan el delito, obliga al Instituto Nacional de Medicina Legal brindar toda la información a los médicos tratantes, para facilitar la atención a la víctima.

Además, se prevé que el homicidio agravado (cuando la conducta sea cometida con sevicia) y las lesiones causadas con ácido no gozarán de los beneficios de suspensión condicional de la ejecución de la pena, de prisión domiciliaria, y de ningún otro de carácter judicial o administrativo.

Palabras de Natalia

Natalia Ponce De León al participar  en la entrega  de la Ley que endurece las penas a los ataques con agentes químicos, dijo:

“Señor Presidente de la República, Juan Manuel Santos, señores ministros y senadores, compañeros y compañeras víctimas de ataques con agentes químicos, señoras y señores.

Hace 662 días mi vida cambió luego de ser brutalmente atacada con ácido en mi rostro y cuerpo. Pero hoy, señor presidente, con la promulgación de esta ley, es usted, el Congreso y el país en general los que están cambiando la vida de las víctimas de ataques con agentes químicos. Por eso, hoy quiero agradecer sinceramente a todos aquellos que han hecho posible que esta Ley sea una realidad.

Sr Presidente Juan Manuel Santos, gracias por su empeño. Le pido sea por favor el amable conducto para hacer llegar mi especial agradecimiento a su Señora María Clemencia, quien desde los primeros días de mi atentado manifestó su sensibilidad, condena y apoyo a esta causa de elemental sentido de justicia.

Gracias al poder Legislativo que supo vencer los obstáculos para que este tipo de ataques fuera calificado como un delito autónomo y sus penas fueran más severas, para reparar un grave vacío legal, que sin duda, contribuirá a prevenir los cobardes atentados que muchos hemos sufrido.

En este día tan esperanzador, también quiero reconocer y aplaudir a todas aquellas víctimas, a nuestras familias, a nuestros amigos, a todas las instancias de gobierno, a la sociedad civil, a los medios de comunicación, los diversos profesionales comprometidos con la causa, y por supuesto, a los médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos y voluntarios de hospitales, quienes con recursos modestos se agigantan para atender los numerosos casos de quemados, que año con año se presentan en Colombia.

En el renacimiento personal que estoy viviendo quiero enfocar el resto de mi vida para hacer realidad algo que necesitamos urgentemente en nuestro país. Algo que nosotros los colombianos estoy segura, sabremos construir en equipo: Una unidad de atención para quemados, acorde a la necesidad, expectativas y potencial de nuestra amada Colombia.

Las oportunidades para mejorar sustancialmente la atención de quemados en Colombia es muy grande. Les pido que trabajemos juntos desde nuestros ámbitos de acción para hacer esto realidad.

En esta hora de esperanza y responsabilidad para con nuestro país, hagamos realidad nuestro sueños de Paz y consigamos los recursos para hacer realidad la unidad de quemados. Hagan posible y acompáñenos para que con el pertinente y apropiado tratamiento médico, quienes seamos victimas, podamos reintegrarnos a la brevedad, al trabajo conjunto que todos hacemos para hacer una Colombia más justa y más grande”.