Oficiales troperos, la característica de la nueva cúpula

El reto del nuevo mando: “debilitar aún más a los grupos terroristas y sus fuentes de financiamiento”.

General Juan Pablo Rodríguez, nuevo comandante del Ejército; General Leonardo Barrero, nuevo comandante de las Fuerzas Militares; General Rodolfo Palomino, nuevo comandante de la Policía; General Guillermo León, nuevo comandante de la Fuerza Aérea;
General Juan Pablo Rodríguez, nuevo comandante del Ejército; General Leonardo Barrero, nuevo comandante de las Fuerzas Militares; General Rodolfo Palomino, nuevo comandante de la Policía; General Guillermo León, nuevo comandante de la Fuerza Aérea; General Hugo Acosta, nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF.MM; Almirante Hernando Wills, nuevo comandante de la Armada. / Cortesía

En un sorpresivo anuncio, el presidente Juan Manuel Santos dio a conocer anoche la nueva cúpula de las Fuerzas Armadas que lo apoyará en la recta final de su mandato, en la lucha contra todas las formas de delincuencia y sus fuentes de financiamiento.

Tras el anuncio presidencial, el mayor general Leonardo Barrero Gordillo, quien se desempeñaba como jefe del Comando Conjunto del Suroccidente, asumirá la comandancia de las Fuerzas Militares, en reemplazo del general Alejandro Navas, quien ocupaba el cargo desde septiembre de 2011.

Por su parte, el mayor general Hugo Acosta, quien ejercía como inspector general de la Fuerza Aérea, sucede al general José Javier Pérez Mejía en la jefatura del Estado Mayor Conjunto del Ejército. Entre tanto, el mayor general Juan Pablo Rodríguez asume como comandante del Ejército, en reemplazo del general Sergio Mantilla.

La Fuerza Aérea quedó en manos del hasta ayer jefe de la Jefatura de Operaciones de esa entidad, el general Guillermo León, quien llega a reemplazar en el cargo al general Tito Saúl Pinilla.

En la dirección de la Policía Nacional fue asignado el comandante de Seguridad Ciudadana de esa institución, general Rodolfo Palomino, quien releva al general José Roberto León Riaño.

Mientras tanto, a la cabeza de la Armada llega el almirante Hernando Wills, quien hasta ayer se desempeñaba como jefe de Operaciones Navales. Wills reemplaza al almirante Roberto García Márquez.

Tras resaltar las virtudes del mando saliente y destacar el reto que asume el relevo designado anoche, Santos anotó que “la cúpula que culmina su gestión se va con la frente en alto. Sale por la puerta grande, con la satisfacción del deber cumplido y el inmenso orgullo de que durante casi dos años asestó grandes golpes y hoy, gracias a ellos, Colombia es un país mucho más seguro”.

También destacó el aporte de los nuevos comandantes en sus respectivas fuerzas a lo largo de su carrera y recalcó que “el reto del nuevo mando será debilitar aún más a los grupos terroristas y sus fuentes de financiamiento; ofrecer una mayor cercanía e interacción con la población civil; y realizar los ajustes necesarios para profundizar y fortalecer el combate a los retos que en materia de seguridad ciudadana tenemos los colombianos, como lo son la microextorsión, el microtráfico y el hurto de celulares, entre otros”.

Con esta decisión el presidente Santos se desprende de una fuerza militar integrada por oficiales troperos como el general Juan Pablo Rodríguez, quien en su calidad de comandante de la Quinta División del Ejército lideró la presión ejercida contra la guerrilla de las Farc y que dio como resultado la caída de su máximo jefe Alfonso Cano, abatido en noviembre de 2011 (sobre otros golpes, ver nota arriba).

Los relevos le significarían al presidente tener a su lado una tropa comandada por generales con altas cualidades en el trabajo de inteligencia para apoyar la lucha contra los grupos terroristas, el narcotráfico, las bandas criminales, la minería ilegal y delincuencia común.

Los cambios se dan en momentos en que un sector de la sociedad civil clama porque el presidente Santos asuma un mayor liderazgo para fortalecer su política de seguridad ciudadana. Un clamor oportunamente planteado en las páginas de este diario por el abogado y exdirector del DAS Ramiro Bejarano, quien en su columna del domingo 11 de agosto afirmó que “(...) El mismo Gobierno sabe que los problemas de seguridad con los que el uribismo lo tiene acorralado políticamente no se solucionan sentando en el gabinete a un experto en estos temas (...) Si fuese cierto que no hay política de seguridad ciudadana y que además hay zonas donde ha crecido la sensación de inseguridad, la solución no es crear otro ministerio, sino cambiar a los actuales ministros y hasta remover los generales que no están dando resultados”.

Para el analista León Valencia, de la Fundación Paz y Reconciliación, el relevo es positivo porque los nuevos generales designados en la cúpula están más preparados y les dan más confianza a los guerrilleros de las Farc y del Eln para una eventual desmovilización. “Son más proactivos en temas de paz”, acotó.

Principales golpes del gobierno Santos

Captura en la frontera
4 de agosto de 2011
Miguel Ángel Ariñez, encargado de la atención médica del mando central de las Farc, fue detenido en Cúcuta cuando trataba de entrar al país proveniente de Venezuela.
Captura en la frontera
4 de agosto de 2011
Miguel Ángel Ariñez, encargado de la atención médica del mando central de las Farc, fue detenido en Cúcuta cuando trataba de entrar al país proveniente de Venezuela.
Cae ‘Alfonso Cano’
4 de noviembre de 2011
El jefe guerrillero de 63 años, quien asumió la jefatura de las Farc tras la muerte de ‘Tirofijo’, murió en un bombardeo en la región montañosa del Cauca, en el suroeste del país.
Golpe a los Urabeños
17 de julio de 2012
En un operativo coordinado por autoridades colombianas y hondureñas fue capturado Alexánder Montoya Úsuga, alias ‘El Flaco’, segundo al mando en la banda los Urabeños.
Muere alias ‘Caliche’
8 de mayo de 2013
Leonidas Zambrano Cardozo, alias ‘Caliche’, jefe de la columna Jacobo Arenas y mano derecha de ‘Pablo Catatumbo’, murió en un combate con el Ejército en Nariño.