Publicidad
Judicial 19 Nov 2012 - 11:19 pm

En el descalabro de Interbolsa

Las perlas sobre el derrumbe de Interbolsa

Su contralor normativo ya había sido sancionado.

Por: Juan David Laverde Palma
  • 171Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/perlas-sobre-el-derrumbe-de-interbolsa-articulo-388006
    http://tinyurl.com/c2or8pb
  • 0
La firma Interbolsa fue intervenida el pasado 2 de noviembre. / Archivo El Espectador

Alberto Mejía Puentes ofició hasta el día de la intervención de la todopoderosa Interbolsa, el pasado 2 de noviembre, como contralor normativo de la Sociedad Administradora de Inversión del holding, una figura en el mercado de valores que ejerce prácticamente como un fiscal y que tiene la obligación de advertir de irregularidades o riesgos excesivos para la compañía. Sin embargo, esto no ocurrió con el descalabro de la comisionista y por ende de las filiales que hacen parte del grupo empresarial. Y lo que es peor, Mejía Puentes ya había sido sancionado por el Autorregulador del Mercado de Valores (AMV) en Colombia, por incumplir sus obligaciones en otra firma que después también fue intervenida.

Esta es la última perla en la investigación de las autoridades para descifrar cómo fue que una corredora de bolsa que llegó a manejar el 34% de las transacciones en el mercado se derrumbó en el último año por cuenta de los llamados repos de Fabricato. El fallo contra Mejía Puentes fue proferido el 21 de octubre de 2010 y allí el AMV dejó constancia, en un documento de 37 páginas, que el también contralor normativo de la firma Intervalores no intervino a tiempo para evitar la cadena de anomalías en la comisionista, lo cual obligó a la Superintendencia Financiera a intervenirla en el año 2008.

Con una conexión más: tal como lo informó El Espectador en su edición del pasado domingo, la firma Intervalores estuvo desde entonces en la mira de la justicia estadounidense por las acciones del comisionista Carlos Eduardo Leyton, detenido el 13 de noviembre último y requerido en extradición por ese país. Se descubrió una sofisticada operación de lavado de dinero procedente de la venta de droga en México y Estados Unidos a través de la empresa fachada Logistical Engineering, un antecedente tan grave como la propia intervención de Intervalores, en donde Mejía Puentes fue omisivo. ¿Cómo se explica que alguien sancionado por el AMV haya sido nombrado contralor normativo en Interbolsa?

Pero hay más preguntas sobre el descalabro. Este diario pudo establecer que, desde hace por lo menos un año, un integrante del Comité de Renta Variable del AMV, conformado por otras entidades comisionistas en donde se discutían periódicamente las diversas situaciones del mercado accionario, alertó sobre el excesivo riesgo en la compra de repos de Fabricato. ¿Por qué nadie dijo nada al respecto? “El AMV era la sirvienta de Interbolsa. Cómo es posible que una entidad compuesta por los mismos corredores de bolsa no se hubiese percatado de que más del 50% de Fabricato estaba en manos de acreedores? Es ridículo”, le dijo a este diario un experto en estos temas.

Y algo más en el escenario de las responsabilidades que están siendo evaluadas por los investigadores. Desde hace unos ocho meses el AMV le propuso a la Superintendencia Financiera un Sistema de Administración de Riesgo de Contraparte (Sarco), que buscaba precisamente evitar y detectar a tiempo cualquier operación riesgosa que pudiera afectar el mercado. Tal parece que la propuesta no fue atendida por la Superfinanciera y la iniciativa quedó en el aire, a pesar de que desde entonces ya había mucho ruido sobre las acciones de Fabricato.

De la misma manera, de acuerdo con expertos consultados por este diario, el estatuto orgánico del sistema financiero le permite a la Superintendencia practicar visitas de inspección para evaluar las operaciones de entidades del mercado o aseguradoras, con el fin de prevenir riesgos. “Cabe preguntarse cuántas veces visitó la Superintendencia a Interbolsa, al Fondo Premium y a sus filiales en Estados Unidos, Panamá y Brasil. Y si lo hizo, ¿por qué no se dio cuenta de lo que estaba pasando?”, se preguntó otro conocedor del mercado bursátil que pidió no ser identificado.

Otro de los asuntos que no se entienden tiene que ver con una paradoja sobre la regulación del mercado de valores en Colombia. Por ejemplo, desde 2005 una ley reglamentó la obligación de certificación para aquellas personas que realizan funciones de intermediación y asesoría en la bolsa. Sin embargo, lo curioso es que, de acuerdo con varios decretos reglamentarios, los miembros de las juntas directivas de estas empresas corredoras no tienen la obligación de certificarse como personas idóneas y de experiencia en el mercado de capitales. “Lo increíble es que son ellos quienes toman las decisiones”, añadió otro experto consultado.

No se entiende entonces por qué, si entre 2005 y 2012 se han expedido más de 200 decretos regulatorios del mercado de capitales, existen estos vacíos. La Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría ya avanzan en sus pesquisas para identificar qué fue lo que ocurrió. Entretanto, la confianza en el mercado de valores aún no se recupera.

Twitter: @jdlaverde9

Relacionados

  • 34
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio