Persecución sin cuartel contra la banda criminal 'Los Urabeños'

Se designarán más fiscales, investigadores y miembros de la fuerza pública para judicializar a los integrantes de esta organización ilegal que hace presencia en 181 municipios del país.

Una recompensa de $2.000 millones ofreció el presidente Juan Manuel Santos por información que permita la captura de Dayro Antonio Úsuga, alias Otoniel, hermano de Juan de Dios Úsuga, el abatido comandante de la banda criminal ‘Los Urabeños’. Así mismo, por alias Gavilán y alias Arley, dos de las cabezas de esta organización criminal, el Gobierno está dispuesto a pagar una suma de $1.000 millones.

Durante el primer consejo extraordinario de seguridad del año, en Santa Marta, el jefe de Estado anunció que en los próximos días entrarán a operar 16 nuevos fiscales destacados para judicializar a los integrantes de ésta y otras bandas en regiones de la Costa Caribe, Antioquia y Córdoba. Así mismo, advirtió que el Ejecutivo promoverá una ley que le dé más dientes a la justicia porque, según resaltó, parece que aquí se tuviera una legislación para arcángeles.

Acompañado del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, toda la cúpula militar, la fiscal general Viviane Morales, el gobernador de Magdalena, Luis Miguel Cotes, y el alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo Omar, el presidente Santos, en una vehemente declaración desde la plaza de mercado samaria, expresó que no va a permitir que una banda criminal se imponga sobre el poder legítimo del Estado y que se reforzará la seguridad en todas las áreas de influencia de ‘Los Urabeños’. “Con valor y coraje, a estas bandas las vamos a desaparecer”.

El año pasado, según registros de las autoridades, 3.017 presuntos miembros de organizaciones criminales fueron capturados y procesados por la justicia. De ese número, 1.389 tenían nexos con la banda de ‘Los Urabeños’, bajo el mando de los hermano Úsuga, exguerrilleros del Epl, luego sicarios a sueldo, más adelante paramilitares formados en la casa Castaño y, por último, herederos del narcoemporio que dejó en Urabá el capo Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, capturado por la Policía en abril de 2009.

Para el caso de Santa Marta, se designaron 250 policías más y 60 investigadores que tendrán la responsabilidad de reforzar las indagaciones en contra de los enlaces de estos grupos ilegales, sus rutas de narcotráfico y la posible infiltración en los organismos de seguridad y el Estado. Santos pidió la colaboración ciudadana para frenar el microtráfico de estupefacientes en las ciudades. “Vamos detrás de ‘Los Urabeños’ a donde estén, y vamos a ir detrás de esa estructura uno por uno o diez por diez”.

Tras la muerte de Juan de Dios Úsuga, alias Giovanni, en un operativo policial el pasado 1º de enero, ‘Los Urabeños’ anunciaron un paro armado que llevó a que comerciantes y transportadores en Medellín y otras regiones de Antioquia, la Costa Caribe, Córdoba y Chocó cerraran sus establecimientos. Un verdadero desafío al Estado que provocó la captura de casi 30 personas por parte de la Policía, sindicadas de hacer parte de la organización ilegal. Por lo pronto la orden del presidente es clara: persecución sin cuartel.