Pleito sin fin por las curules afro

El alto tribunal le pidió al Consejo de Estado que se refiera pronto a las demandas contra la elección de los representantes a la Cámara por las comunidades afrodescendientes. Y le hizo un fuerte llamado al CNE.

Nada que acaba el pleito por la elección de Moisés Orozco Vicuña y María del Socorro Bustamante (ya fallecida) como representantes a la Cámara por las comunidades afrodescendientes.

A las denuncias presentadas por algunos miembros de la comunidad afro porque, según ellos, estas personas no los representan y a la respuesta que éstos han dado de que “ser negro” no depende del color de piel, se han sumado ya varias decisiones judiciales que, no obstante, no han terminado por definir nada.

A esa larga lista se suma un reciente fallo de la Corte Constitucional, conocido por El Espectador, en el que el alto tribunal deja en firme la suspensión de la posesión de estas personas. Una medida cautelar tomada por la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, el 26 de septiembre de 2014, y mientras se define en el Consejo de Estado el futuro de varias demandas interpuestas contra esta elección por supuestas irregularidades.

En la sentencia, la Corte Constitucional le pide a la Sección Quinta del Consejo de Estado decidir pronto sobre este pleito. Puntualmente: “Que brinde prioridad en el trámite a los procesos a su cargo, pues en la actualidad la comunidad afrodescendiente carece de representación en la Cámara de Representantes, circunstancia que vulnera de manera grave los derechos fundamentales de su miembro”.

Igualmente, el alto tribunal le hace un fuerte llamado de atención al Consejo Nacional Electoral para que “al momento de revisar los requisitos que deben cumplir los aspirantes a ser candidatos por las circunscripciones especiales, verifique minuciosamente que estas circunscripciones aseguren la participación de las minorías a las que corresponden”.

En el fallo, de 44 páginas, el alto tribunal, aunque no toma una decisión de fondo, sí hace varias aseveraciones que, seguramente, serán tenidas en cuenta dentro del proceso que cursa en el Consejo de Estado por cuenta de una demanda contra la elección de estas dos personas.

El alto tribunal asegura que el CNE incurrió en un error al validar las candidaturas de Bustamante y Orozco con base, simplemente, en un aval de una organización de base, Fundación Ébano de Colombia. Para el alto tribunal, las organizaciones de base, si bien pueden fungir como agentes de intereses legítimos de sectores de la población, “no representan a la comunidad afrodescendiente para efectos de avalar candidatos a la Cámara de Representantes”.

Falta que la Sección Quinta del Consejo de Estado defina este pleito que ya lleva año y medio y aclare si Moisés Orozco y quien reemplace a Socorro Bustamante tras su fallecimiento, ocurrido el 20 de marzo de 2015, se pueden posesionar o no. Por ahora, la comunidad afrodescendiente sigue sin representantes en la Cámara baja, nadie que hable por sus intereses.