'Popeye' no quedará en libertad

El sicario de Pablo Escobar no ha cumplido la pena para solicitar su libertad condicional.

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’.
Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’.El Tiempo

Aunque la revista ‘Semana’ anunció en su última edición que Jhon Jairo Velásquez Vásquez, uno de los principales sicarios de Pablo Escobar Gaviria, quedaría en libertad esta semana luego de pagar una condena de 23 años de prisión, en entrevista con Blu Radio, el juez encargado del caso Óscar Galán aseguró que alias ‘Popeye’ no ha cumplido la última condena de doce años y seis meses, que le fue impuesta el 30 de julio de 2008. Por lo que faltarían siete años para que Velásquez cumpla la pena.

“No sé de dónde han sacado esta información, él ha cumplido condenas de otros delitos, pero la de narcotráfico y concierto, que es la causa que yo vigilo, no la ha cumplido”, dijo el juez Galán, quien aseguró que los abogados de Velásquez Vásquez han pedido que se le otorgue la libertad condicional, pero la solicitud ha sido negada.

La libertad condicional puede pedirse por haber cumplido tres quintas partes de la condena o por haber desarrollado trabajos en la cárcel que le generen reducción de penas. Encontré irregularidades en los certificados de trabajo y por eso negué la solicitud” dijo el juez, explicando que los abogados de ‘Popeye’ apelaron su decisión. ‘Por ningún lado dan las cuentas para que salga libre’, dijo Galán.

Alias ‘Popeye’ quién ha confesado haber asesinado a unas 300 personas (entre policías, socios del narcotráfico y civiles), ha permanecido los últimos once años en la cárcel de máxima seguridad de Boyacá, acusado por terrorismo, narcotráfico, concierto para delinquir y homicidio.

Velásquez Vásquez hizo parte del círculo de confianza de Pablo Escobar y perteneció a la estructura criminal del Cartel de Medellín. En 1992, por orden de Pablo Escobar, ‘Popeye’ se entregó a la justicia colombiana supuestamente para conformar un aparato de seguridad que protegiera al capo del narcotráfico desde la cárcel.

En ese momento la justicia colombiana lo encontró culpable de al menos 250 asesinatos, por lo que fue condenado a 20 años de prisión. Otro juez lo encontró culpable de narcotráfico y concierto para delinquir y lo condenó a doce años y seis meses de prisión. Durante las últimas dos décadas sus confesiones y apariciones en medios de comunicación han permitido reconstruir detalles de la dinámica de esa organización criminal y de su interacción con otras estructuras criminales y gubernamentales en el ámbito nacional e internacional.