“Por buen comportamiento quedó en libertad”: Jueza que liberó a feminicida

Julio Alberto Reyes, quien asesinó a Claudia Johana Rodríguez, en el centro comercial Santafé en Bogotá, tenía antecedentes penales por doble homicidio en 2006.

Cortesía /Blu Radio

Julio Alberto Reyes Andrade, el hombre que le quitó la vida a su expareja este lunes frente a la mirada de decenas de bogotanos en el centro comercial Santafé, ya había sido condenado por homicidio y por tentativa de homicidio hace 11 años. Sin embargo, el hombre había recuperado su libertad el año pasado. En medio de las críticas de por qué el sujeto estaba libre, la jueza Raquel Aya, quien fue quien tomó esa decisión el 29 de marzo de 2016, salió en su defensa este martes. La abogada explicó que Reyes estaba libre por su buen comportamiento y por haber cumplido con gran parte de la pena

“Por haber cumplido las tres quintas partes de su condena, por haber observado un comportamiento al interior del centro carcelario, siempre catalogado en grado de bueno y ejemplar, sin ningún tipo de sanción disciplinaria, ni falta al reglamento interno”, explicó la juesz del caso. Reyes Andrade fue condenado a 22 años de cárcel por doble homicidio en 2006 en calidad determinador. Sin embargo, le fue entregada una rebaja de pena que fue de “167 meses y 13 días”, reveló la funcionaria judicial. (Lea aquí: Corte Suprema había rechazado revisar fallo en contra del asesino de Claudia Rodríguez)

La disciplina del autor del crimen de Claudia Giovanna Rodríguez sorprendió a la togada por la rigurosidad a la hora de cumplir con los requerimientos de la justicia: “al punto de que por intermedio del reclusorio fue dejado en mediana seguridad y también por medio del reclusorio se peticionó para él, un permiso de hasta 72 horas, el cual fue avalado por parte del juzgado”. 

De acuerdo con la jueza, hasta esta mañana se enteró de la existencia de una denunciahecha por Claudia en contra de Julio Alberto Reyes Andrade. 

Sin embargo, el hombre llegó este lunes al Santafé dispuesto a asesinar a la mujer. La sometió en un local de la óptica GMO, donde ella trabajaba en el segundo piso del complejo comercial, mientras las autoridades intentaban desalojar el sitio e impedir el homicidio.

“Él decía que iba a matarnos a todos, que iba a matar al bebé (fruto de la unión) si ella no volvía con él”, le dijo a El Espectador Fernando López, esposo de Liliana Rodríguez –hermana de Claudia–. “Ayer íbamos a recogerla al trabajo porque nadie le brindó protección y cuando llegamos, a las 7:00 de la noche, ella ya estaba sometida. Subimos corriendo, pero ya le había disparado y yo no entendía por qué la Policía no entraba a salvarla”. (Lea aquí: A Claudia nunca le prestaron atención, ni antes ni después del crimen: familia)

Desde Medellín, la víctima había tenido que llegar a Bogotá huyendo de Reyes, quien en el pasado ya la había maltratado físicamente.