Por presiones renunció la subgerente de tierras rurales del Incoder

Jhenifer Mojica dijo que su decisión no obedece a un proceso disciplinario que le adelanta la Procuraduría.

La Subgerente de Tierras Rurales del Incoder, Jhenifer Mojica Flórez, renunció este martes a su cargo alegando presiones.

Según indicó Mojica, el motivo de su decisión se debió a “un desgaste que sufrí, tras estos casi dos años de estar a cargo de los temas delicados de la Subgerencia de Tierras Rurales”.

Y agregó: “Debido a lo delicado de las actuaciones administrativas que se realizaron, a los intereses que se tocaron, y a algunos casos emblemáticos que se atendieron, se han venido presentando una serie de tensiones y acosos, que ocasionan un cansancio en mi, en el ejercicio de esta función”.

El siguiente es la carta de renuncia de la funcionaria:

Desde hace un par de meses atrás venía presentando renuncia a mi cargo de Subgerente de Tierras Rurales del Incoder, y finalmente, hasta el día de ayer la Gerente General del Instituto accedió a aceptármela.

Presenté mi renuncia de manera autónoma, no me fue solicitada por el Gobierno Nacional, ni por la Gerente de Incoder, y no guarda relación alguna con el proceso disciplinario que me cursa la procuraduría, el cual aún sigue en trámite, y del cual estoy ejerciendo mi defensa.

La causa que motivó mi renuncia fue un desgaste que sufrí, tras estos casi dos años de estar a cargo de los temas delicados de la Subgerencia de Tierras Rurales. Años en los que estuve responsabilizada de ejecutar las políticas de tierras del Gobierno Nacional, especialmente del Ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo.

Entre las actividades más importantes, están las relacionadas con la recuperación de baldíos de la Nación usurpados, despojados e indebidamente ocupados. La definición y delimitación de tierras comunales, terrenos inadjudicables y zonas de playa, parques, ciénagas, islas, entre otros. La estrategia anticorrupción de revisión y refuerzo de los controles para la adjudicación de baldíos.  Las denuncias y revocatorias de las adjudicaciones ilegalmente otorgadas en administraciones anteriores.

Debido a lo delicado de las actuaciones administrativas que se realizaron, a los intereses que se tocaron, y a algunos casos emblemáticos que se atendieron, se han venido presentando una serie de tensiones  y acosos, que ocasionan un cansancio en mi, en el ejercicio de esta función.

De otra parte, el Gobierno Nacional ha planteado un interés por reformular aspectos de la ley agraria que fundamenta lo que fue la política integral de tierras que se implementó desde los inicios del gobierno por parte del Ministerio de Agricultura y el Incoder. Yo he participado desde mis competencias en la operativizacion de esas políticas de tierras, y ahora que se plantea su reformulación, consideré oportuno dar un paso al costado para no obstruir el cambio.

Compartí un compromiso profesional y personal serio con el Ministro Restrepo y la Gerente Villegas en trabajar por las tierras, en corregir los errores y defectos que se venían cometiendo en el Incoder, en aplicar la Ley 160 de 1994 y garantizar su respeto, en atender y resolverle problemas a las familias campesinas, desplazadas y pobres que nunca habían recibido respuesta por parte del Estado.

Pusimos al día procesos agrarios que llevaban 20 o 30 años de desidia e impunidad, conformamos equipos de trabajo diestros de diferentes disciplinas para ser más eficaces, intervenimos alrededor de 2 millones de hectáreas a través de los diferentes programas y actuaciones administrativas del Incoder,  con la convicción ética de total apego a la legalidad y la justicia social.

Esta ha sido una tarea comprometida, en la que se contó con el apoyo de centenares de profesionales y técnicos, funcionarios del Incoder, y aliados institucionales que apoyaron este trabajo. Extiendo mi reconocimiento y agradecimiento a todos ellos. En especial a los funcionarios de las entidades del Estado con las que trabajamos de la mano, del IGAC, Superintendencia de Notariado y Registro,  Procuraduría General de la Nación, Fiscalía General de la Nación, Contraloría General de la República, Defensoría del Pueblo, Ministerios de Agricultura, Ambiente, Justicia e Interior, Parques Nacionales Naturales, Unidad de Restitución de Tierras y Unidad de Víctimas.

Igualmente extiendo mis agradecimientos a quienes apoyaron el ejercicio de esta gestión, sin quienes no hubiere sido posible, en especial al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la Organización Internacional para las Migraciones, la FAO, Universidades, Fundaciones, y Corporaciones vinculadas mediante convenios.

Creo que el esfuerzo que podía hacer por lograr una transformación en el Incoder y su mejoramiento institucional ya lo hice, y ya es hora de retirarme.

Jhenifer Mojica Flórez

Temas relacionados